martes, 28 de octubre de 2014

¡Halloween, una fiesta maléfica detestable para Dios y sus hijos!

El hecho de que se celebre el Halloween en un país cuya cultura es predominante, es suficiente pretexto para que las personas que no conocen a Dios adopten como suya esta celebración sin antes cuestionar sus orígenes; por lo tanto, es un deber para los que nos decimos cristianos difundir el origen pagano de esta festividad y promulgar lo que dice la Palabra de Dios al respecto, ya es responsabilidad de cada persona asumir unaposición agradable o no ante los ojos de Dios, es a Él a quien rendiremos cuentas de lasdecisiones que tomamos.
Satanás es el maestro de las artimañas y una de ellas es disfrazar las cosas más nocivas con cosas que aparentemente son inofensivas como lo es el caso de la noche del Halloween, “eso no nos sorprende porque Satanás se disfraza de ángel de luz” (2 Corintios 11:14).
Halloween es una ceremonia religiosa de origen pagano, un culto maligno del que son partícipes los incrédulos y los infieles a Dios, un homenaje sombrío ofrecido a Satanás. Halloween es una fiesta de la que no participamos los hijos de Dios porque amamos a nuestro Padre. Ustedes no son iguales a los que no tienen fe en Cristo. Entonces no se junten con ellos. ¿Acaso hay algo en común entre la justicia y la injusticia? ¿Cómo puede estar la luz junto con la oscuridad? ¿Es que puede haber un pacto entre Cristo y Satanás? ¿Qué puede haber en común entre un creyente y alguien que no cree en Cristo? El templo de Dios no puede tener ningún pacto con los ídolos y nosotros somos el templo del Dios viviente. Así como Dios dijo: Viviré y caminaré con ellos; Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y por eso dice el Señor: Salgan de entre esa gente y sepárense de ellos. No toquen nada impuro y Yo los aceptaré. Seré su Padre y ustedes serán mis hijos y mis hijas. Así dice el Señor Todopoderoso”. 2 Corintios 6:14-18 (Palabra de Dios para Todos).
Halloween es una celebración mundana creada para agradar a Satanás, el que participa de ella hace amistad con el mundo y al mismo tiempo enemistad con Dios. “¡Gente infiel! ¿No saben que amar al mundo es lo mismo que odiar a Dios? El que quiera convertirse en amigo del mundo se convierte en enemigo de Dios”. Santiago 4:4 (Palabra de Dios para Todos).
Halloween, una fiesta maléfica detestable para Dios y sus hijos. Jesús les dijo: Ustedes ante la gente aparentan ser justos, pero Dios conoce las intenciones de su corazón. Lo que la gente tiene en alta estima es despreciable para Dios”. Lucas 16:15 (Palabra de Dios para Todos).
Halloween es una celebración ocultista en la que se ofrecen sacrificios a Satanás por medio del derramamiento de sangre de animales, niños, jóvenes y adultos; además, se practica la invocación de los muertos, hechicería, brujería y adivinación, actos aborrecidos por el Señor. “… jamás sacrifiques a tu hijo o a tu hija como una ofrendaquemada. Tampoco permitas que el pueblo practique la adivinación, ni la hechicería, ni que haga interpretación de agüeros, ni se mezcle en brujerías, ni haga conjuros; tampoco permitas que alguien se preste a actuar como médium o vidente, ni que invoque el espíritu de los muertos. Cualquiera que practique esas cosas es detestable a los ojos del Señor. Precisamente porque las otras naciones hicieron esas cosas detestables, el Señor tu Dios las expulsará de tu paso. Sin embargo, tú debes ser intachable delante del Señor tu Dios”. Deuteronomio 18:10-13 (Nueva Traducción Viviente).
Halloween es festejado por los enemigos de Dios. Los hijos de Dios debemos caminar como hijos de luz y no como hijos de las tinieblas. “Pues todos ustedes son hijos de la luz y del día; no pertenecemos a la oscuridad y a la noche”. 1 Tesalonicenses 5:5 (Nueva Traducción Viviente).
Halloween, totalmente prohibido por el Señor. “No participen de los actos sin fruto que se hacen en la oscuridad, más bien desenmascárenlos”. Efesios 5:11 (Palabra de Dios para Todos).
Algunas personas pueden usar cantidad de “peros” para justificar su participación en el Halloween: ¡…pero me da tristeza ver a mis hijos observando a otros niños disfrazados,  pero el disfraz que voy a usar es tierno y no terrorífico, pero yo simplemente voy adisfrazar a mis hijos en casa y no los voy a dejar salir a pedir dulces, pero Dios conoce mi corazón y Él sabe que lo amo y que lo que hago es inofensivo,  pero no hay que ser tan fanáticos, pero, pero, pero!!! No importa la forma en que se pretenda evadir la verdad, el Halloween es pecado y el pecado nos separa de Dios. (Romanos 3:23).
La Palabra de Dios está llena de mandatos que prohíben y rechazan las celebraciones infructuosas de este mundo, en este caso el Halloween. Adjunto el siguiente documental para que entendamos que el Halloween debe ser rechazado por los que buscamos agradar a Dios.
Documental “La noche del demonio”. http://www.youtube.com/watch?v=jgL9bf5vM8c
En Cristo Jesús somos más que vencedores, por amor a Él digamos NO a las obras inútiles de la carne y a los placeres de este mundo que aunque pueden parecer inofensivos son caminos que llevan a la destrucción. “Hay caminos que a uno le parecen correctos, pero en realidad llevan a la muerte”. Proverbios 16:25 (Palabra de Dios para Todos). Que el Espíritu Santo renueve nuestro entendimiento y nos permita vivir según la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:2).

¡No hay excusa alguna para participar del Halloween, si eres verdaderamente un hijo de Dios detestas esta fiesta como Él lo hace!

Escrito por: Marisela Ocampo O.


Ahora ya sabes que hacer con respecto a esta fiesta. Dios te bendiga mucho.
Hasta la próxima..no olvides dejarme tu comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandra López

SEGUROS   EN   EL Estamos viviendo un tiempo de inseguridad como nunca antes hemos visto. La mayoría de las personas han e...