martes, 28 de febrero de 2017

Carolina Moreira



Dios estaba contento con todas estas personas, pues confiaron en él. Pero ninguna de ellas recibió lo que Dios había prometido.

Hebreos 11: 39


¿A quiénes se está refiriendo este versículo? 

Este capítulo de Hebreos, el autor define lo que es la fe y para ello nombra varios ejemplos de hombres y mujeres que caminaron por fe.De estás personas lo que más me llamó la atención es justamente lo que dice el versículo: ninguno recibió lo prometido. Por ejemplo Abraham recibió la promesa de que su descendencia iba a ser numerosa y que iba a heredar la tierra prometida. Ninguna de las dos las vio realizada. 
El versículo 9 nos dice que habitó como extranjero en la tierra prometida. 
También está Moisés, él sacó al pueblo de Egipto, caminó 40 años en el desierto y no pudo entrar en la tierra prometida,
Dios solo lo dejó verla desde una montaña. En ambos casos tuvieron solo una parte de la promesa, pero seguían confiando en Dios, ¿por qué? Porque su fe no estaba basada en las promesas de Dios, sino simplemente en Dios, independientemente si Él cumplía o no su promesa o si demoraba en llegar. 

Tal vez suceda con alguna de nosotras, tal vez alguna promesa no la veremos aquí cumplida.Qué Dios nos de esa fe, que siempre podamos ver hacía arriba. Dios nos hace muchas promesas, pero si confíamos solo en Dios, podemos tener la certeza y confianza que si lo que prometió no ha llegado, tiene su motivo y así poder seguir firmes en su camino.

Como dije anteriormente, tanto Moisés como Abraham no vieron realizada la promesa, pero el motivo por el cual no lo pudieron hacer es diferente. A Abraham Dios le prometió  una descendencia numerosa y la posesión de la tierra prometida, pero él era muy anciano para poder ver cumplida la promesa,  su descendencia la pudo ver realizada.
En cambio a Moisés, que también se le prometió la entrada a la tierra prometida, no obtuvo lo prometido por no permanecer firme. En una parte del trayecto de Egipto a la Tierra Prometida, él desobedeció y no pudo entrar, pero Dios lo amaba tanto que le permitió verla desde un monte. 
Que esto nos sirva para reflexionar porque aún no recibimos lo prometido, puede ser que la promesa sea para que se cumpla en la próxima generación o es para dentro de mucho tiempo o también puede ser que no estemos tan firmes como creemos y por eso aún no llega.  
Que Dios te de sabiduría para discernir el motivo. Y, recuerda mantener la vista en Dios y no en la promesa, para no decaer.Quiero terminar con el texto del profeta Habacuc, si Dios prometió ,aunque tarde cumplirá. Le prometió tierra nueva para su pueblo a Moisés y aunque tardo les dio la tierra prometida.Le prometió una gran descendencia a Abraham tal cual el número de la arena en el mar o las estrellas en el cielo y aunque el patriarca no vio el cumplimiento Dios se mantuvo Fiel.



Amemos mas al Dios de las promesas, que las promesas mismas. Sin dejar de creer que El permanece Fiel.
Hasta la próxima, Dios te bendiga .


RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIÉN.


No te vayas sin dejarnos un comentarios y comparte si te fue de bendición.


viernes, 24 de febrero de 2017

Sandra Cardozo


¿Hacia dónde miras TÚ?


El que vive bajo la sombra protectora
del Altísimo y Todopoderoso,dice al Señor: «Tú eres mi refugio,
mi castillo, ¡mi Dios, en quien confío!»Sólo él puede librarte
de trampas ocultas y plagas mortales,pues te cubrirá con sus alas,
y bajo ellas estarás seguro.¡Su fidelidad te protegerá como un escudo!... él mandará que sus ángeles te cuiden por dondequiera que vayas.Te levantarán con sus manos para que no tropieces con piedra alguna.

Salmos 91


No siempre miramos hacia arriba en busca de salidas. Por naturaleza miramos hacia los costados, atrás o adelante.

Al buitre se lo puede encerrar en un cajón de 2 metros cuadrados sin tapa o sea con el techo abierto que no volará. Se sentirá atrapado, sin percatarse de que arriba no hay impedimento para salir de ahí. Es una gran ave pero necesita más espacio para elevar el vuelo.



A la abeja se la puede encerrar en un espacio cerrado estrecho pero sin techo que tampoco saldrá de allí, por ejemplo un frasco grande sin cerrar. Ella quedará volando al ras del piso de su lugar de encierro sin darse cuenta de que por arriba se puede ir volando porque no está encerrada.


También a otros animalitos les sucede esto mismo, no darse cuenta de que en realidad no están encerrados, solo es que no encuentran la salida, no miran en todos los lugares y se agotan, pierden fuerzas en sus vanos esfuerzos de escape y en la mayoría de los casos mueren intentando encontrar una salida que está tan cerca pero tan lejos a la vez.

Nosotros, los humanos, también nos encerramos en nuestras cajas o frascos de las emociones, por ejemplo la angustia mira hacia atrás porque el pasado siempre fue mejor; la inseguridad mira alrededor porque nunca se sabe dónde está el peligro, el miedo mira hacia adelante, porque quien sabe que traerá el futuro… el desánimo mira hacia abajo…y así sucesivamente…según la persona…miramos y miramos hacia todos lados buscando una salida que no vemos.


Cierto día Jesús estaba rodeado de una multitud que había que alimentar. Había 5.000 hombres más las mujeres y los niños, 5 panes y 2 peces, un lugar desierto sin supermercados cerca, tampoco restaurantes. Era un escenario interesante. ¿Qué hacer?
Según los discípulos lo mejor era que las personas se fueran y consiguieran su sustento porque aquí solo había 5 panes y 2 peces… nada más!!
Según Jesús, ”Tomando El los cinco panes y los dos peces, levantó los ojos al cielo, los bendijo”…

¿Qué hizo Jesús? Tomó lo que tenía en su mano y levantó los ojos al cielo, adonde difícilmente nosotros miramos. Encontró la salida que nosotros no encontramos. En vez de mirar a todos lados, tomó lo que tenía en sus manos, poco o mucho, no importó y levantó los ojos al cielo.

Allí está la salida, recuerda que no hay techo. Por más que las paredes se cierren, no hay TECHO, el cielo es infinito y ahí te espera el Padre Celestial con los brazos abiertos para recibirnos tal como somos y restaurar nuestros corazones, nuestras vidas, rodearnos con brazos de amor, tomar lo que tenemos en nuestras manos y cambiarlo para bien.


Mirar para arriba es una buena solución para cuando la vida nos atrapa en su vorágine, con sus incógnitas, o cuando vamos a una velocidad vertiginosa y nos cuesta parar. Como dice Mafalda, “la vida me está viviendo”, cuando necesitamos descanso…cuando necesitamos paz y reposo.
Que la vida no te viva, ¡Disfrútala! ¡Vívela! ¡Amala! ¡Vale la pena!
LEVANTAR LOS OJOS AL CIELO trae muchas sorpresas! Dios está pronto para recibirte y te espera…solo levanta tus ojos y ahí está la salida.
En la Palabra de Dios dice “El que vive bajo la sombra protectora del Altísimo y Todopoderoso, dice al Señor “Tu eres mi refugio, mi castillo ¡mi Dios en quien confío!, Solo él puede librarte DE TRAMPAS OCULTAS Y PLAGAS MORTALES, PUES TE CUBRIRÁ CON SUS ALAS, Y BAJO ELLAS ESTARÁS SEGURO. ¡Su fidelidad te protegerá como un escudo! El mandará que sus ángeles que te cuiden por dondequiera que vayas. Te levantarán con sus manos para que no tropieces con piedra alguna.” Salmo 91

Nos leemos pronto, Dios te bendiga.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.




No te vayas sin dejarnos un comentario, comparte si te fue de bendición.



miércoles, 22 de febrero de 2017

Miriams Delgado


LA MEJOR PROMESA LA PRESENCIA DEL ESPÍRITU DE DIOS





 En ocasiones pienso en el tipo de relación que tengo con Dios. Si solo somos conocidos que nos saludamos, amigos de eso que se reencuentran una vez cada tanto o de los íntimos que compartimos todas las cosas aún las más dolorosas que a nadie le queremos contar.  A veces nuestra relación con Dios se vuelve rutinaria me hace pensar en el cuento de Aladino y la lámpara mágica. Ese genio que cumplía los deseos: riqueza, fama, amor,  mortalidad y etc. Y así se basa nuestra relación en cumplir nuestros deseos ( solo queriendo lo que Dios nos promete).
Pero Dios quiere tener una amistad con el hombre Cómo fue el principio en el huerto del Edén. El hombre se ha alejado de Dios a través del pecado; que sólo unos pocos entendieron qué más que los deseos de la lámpara era tener una relación con el Dios nuestro creador. Un caminar día a día;en Días de sol, en días de tormenta. Me gusta el entendimiento de David en el salmo 143 en momento de angustia no frotaba la lámpara sino que volcaba sus sentimientos al Padre creador, confiado en su pronto Socorro. David no caminaba solo, sino que Dios le guiaba.


 David fue rey famoso, tuvo amor, todo lo que un hombre puede aspirar en este mundo. Pero David fue conocido por sus salmos donde derramaba sus sentimientos a Dios. Y no dejo de ser un hombre valiente y admirado por sus hazañas. Un hombre que supo caminar con Dios.


Hoy Dios sigue siendo el mismo con el anhelo de tener una relación con el hombre. Y nos deja la mayor promesa para este tiempo en Juan 14:26
Promesa de un Fiel compañero que nos va ayudar frente a cualquier adversidad a alcanzar todas las promesa. Que nos enseñara todas las cosas y nos hará recordar todas las palabras y promesas de Dios. Como siempre digo de aquí en adelante no estamos solos. El Espíritu Santo estará con nosotros en la medida en que seamos capaces de entregarnos y buscar su guía. Y aprender a caminar su camino. El es nuestro camino, la vida y la verdad.

Te animo a que te tomes de su mano y vivas esa vida que el prometió. Se que él no te va a defraudar y te va a sorprender. Ten ánimo, avanza.


Dios te bendiga, será hasta la próxima.






RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIÉN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte si te fue de bendición.








domingo, 19 de febrero de 2017

Carolina Moreira


Reclamando promesas





A lo largo del Antiguo Testamento vemos que Dios realiza distintas promesas a personas en forma individual o a todo su pueblo Israel, pero también podemos observar que en reiteradas ocasiones el pueblo de Israel o una persona le tiene que reclamar a Dios lo que prometió.

Acaso Dios olvida lo que promete? La respuesta ya la sabemos, Él nunca lo olvida. 
El tema está que entre que Dios da la promesa y el cumplimiento de la misma, puede pasar un tiempo prolongado, porque Dios quiere trabajar en nuestras vidas, prepararnos para poder recibirla. Y muchas veces pasa que en ese tiempo, nos impacientamos, creemos que lo que Dios nos prometió no va a llegar, entonces nos apartamos o seguimos en el camino pero nos enfriamos y nosotros somos los que nos olvidamos de orar por esa promesa, de trabajar para estar prontos para recibirla. 

Un ejemplo claro de esto es el pueblo de Israel, el pueblo escogido. Dios les promete a ellos una tierra, prosperidad y muchas cosas más si seguían a Dios, pero a lo largo de su historia, vemos la incapacidad de este pueblo para permanecer fiel, al primer descontento se desviaban.
 Llegó un momento que Dios los envía al exilio a algunos y otros quedan en Jerusalén. 

En Nehemias 1 leemos que Nehemías recibe la noticia de que el remanente de Israel en Jerusalén está pasando afrenta, por qué? Porque olvidaron el pacto, porque junto con la promesa viene también el compromiso de permanecer fiel a Dios, el dador de promesa. 
Y que hace Nehemías? Comienza a orar y a "recordarle" a Dios lo que había prometido (versículo 9). Y Dios escucha a Nehemías. Él no necesita el recordatorio, nosotros lo necesitamos, porque al orar y "reclamar" la promesa la estamos afirmando en nuestra mente y corazón.

No se que promesa Dios te dio, ni hace cuánto lo hizo, pero lo que si se es que viene en camino, pero en el proceso Dios quiere trabajar en tu vida, quiere un compromiso genuino, porque como ya dije, junto con la promesa, viene una gran responsabilidad, que es permanecer fiel hasta que se cumpla. 

´Padre te damos gracias por la seguridad que tenemos en ti. Podemos confiar que tu cumpliras la promesa que nos diste. Tu no fallas. Enseñanos a esperar en ti el tiempo necesario. En el nombre de Jesús, Amen!´

Dios te bendiga mucho, nos leemos prontito.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No olvides dejarnos tu comentario y compartir si te fue de bendición.

jueves, 16 de febrero de 2017

Sandra Cardozo


YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DIAS HASTA EL FIN DEL MUNDO


Cuenta una historia que un águila enseñaba a su hijo a volar. Volaban lejos y muy, muy alto por el cielo azul. Esa pequeña águila se sentía dueña del mundo porque cuando desplegaba sus alas al lado del águila mayor sentía seguridad y se fortalecía cada vez que practicaban. Además, el cielo azul siempre la alentaba, el sol brillaba y se sentía como acunada por los rayos que acariciaban su plumaje nuevo.
Llegó a la conclusión que era invencible y que nada la podría detener. Podría lograr todo lo que se propusiese. Por si fuese poco, estaba acompañada de esa águila incomparable que es el águila mayor ¡imposible que pase algo que la detenga!




Cierto día cuando llega la hora de práctica de vuelo, el cielo se pone gris, con nubes impenetrables. Por supuesto no hay sol que caliente las alas. Para colmo hay viento en contra. El cielo, cada vez más oscuro, se prepara con algunas gotas de agua sobre el bonito nuevo plumaje. La pequeña águila ya no se siente tan invencible como el día anterior en que brillaba el sol. Las circunstancias cambiaron, pero no recordó que ella no cambió, era la misma que ayer, su mamá tampoco cambió, era la misma águila incomparable del día anterior.
Cuando llega la hora de salir con el águila mayor, ésta la invita a remontar alto, muy alto, pero bien alto….como nunca antes habían llegado…y atraviesan el manto de nubes grises para encontrarse nuevamente con el brillante cielo azul y el sol que calienta las alas!!




El pequeño se vuelve a sentir feliz! De nuevo es dueño del mundo!!
Si miramos nuestras realidades muchas veces nos sentimos como el águila pequeña: si la vida nos sonríe entonces nos sentimos dueños del mundo o por lo menos satisfechos por cómo se van desenvolviendo las cosas alrededor nuestro. Somos proclives a dejarnos llevar por nuestros sentimientos de autosuficiencia, el nosotros podemos lo tenemos en nuestros genes, el hágalo usted mismo, o como está de moda en muchos ámbitos “el hombre que se hace a sí mismo”.
Pero cuando las circunstancias cambian ya no nos sentimos tan poderosos o seguros de nosotros mismos. Necesitamos de alguien que nos tienda una mano para ayudarnos a ver el cielo azul y el sol que caliente nuestra alma, nuestro espíritu. Necesitamos un águila mayor que nos guíe, que nos respalde y nos ayude a volar a través de la tormenta hasta llegar al cielo azul.
Jesús dijo en Mateo 28:20…”he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. Esta promesa Jesús la hizo para ti y para mí. Para ayudarnos a levantar el vuelo no solo en los días oscuros con nubes grises, sino que también en los días de sol con cielo azul.
Muchas veces tenemos sueños, anhelos en nuestro corazón que solo nosotros sabemos. Muchas veces también tenemos heridas o necesitamos consuelo y fortaleza porque nuestras alas ya no pueden volar. En nuestra vida pasamos un sinfín de situaciones que llevan a que nuestras alas no se abran para alcanzar el cielo azul y el sol, pero Jesús dijo que El estaría con nosotros todos los días…En Juan 11:40 Jesús dijo “No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?”
No hay mucho misterio solo creer, nada más, solo creer. Y eso es en lo único que hace falta creer, creer que Jesús puede ser tu ayudador, Tú Salvador, Tu compañero fiel porque Él está con nosotros hasta el fin del mundo.




Oremos: Jesús hoy te pido que entres en mi corazón. Que seas mi ayudador, mi consejero. Mi guía. Perdóname por todos mis pecados. Necesito que tú me sostengas y me fortalezcas. Que seas mi amigo. Necesito aprender más de ti, necesito que estés conmigo como dice tu promesa que estarás conmigo hasta el fin del mundo. Amén.

Nos leemos pronto, Dios te bendiga.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.



No olvides comentar y compartir si te fue de bendición.


martes, 14 de febrero de 2017

Miriams Delgado

PROMESAS DE DIOS EN MEDIO DE LA TORMENTA




Hola nos volvemos a encontrar con una hermosa historia de un naufragio. ¿Pero podes preguntarte que hay de bueno en un desastre como este?

Comienzo con una afirmación de un hombre que sobrevivió para contarlo. " Dios de quien soy y a quien sirvo. Hechos 17:23.
El apóstol Pablo fue un hombre que Dios lo toco para un propósito claro para su vida; anunciar su palabra a toda nación.
Dios le había que lo iba a enviar a Roma a hablarle al Cesar de Jesús. Hace un largo viaje de Jerusalén hasta Roma por barco. En un momento Pablo se encuentra en medio de una enorme tormenta que los azota por varios días sin dejarlos sin esperanzas. Momentos donde esperaban lo peor, perdidas de vidas y materiales. Pero había en el barco un hombre con una promesa de Dios; Pablo tenia que llegar a Roma.. A causa de este hombre y su promesa Dios intervino en el destino de destrucción. Y un ángel lo visito con un mensaje de afirmación de la promesa de Dios a Pablo. Mensaje que compartió con todos los que viajaban en el barco.


 Pablo con esta declaración de pertenencia a Dios, lo coloca en un sitio de cobertura en medio de la tormenta.
Continuamente debo examinarme  si estoy parada en el sitio de pertenencia. Y de no ser así devolverme a la cobertura como dice en el salmo 91 "el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente". En ella aprendemos que es una decisión de estar en donde el Padre nos quiere cuidar.
Pablo dejó claro en ese momento a quién servía; a Dios.


Qué difícil es pasar eso momentos de tormenta, y que hermoso es cuando Dios te alienta a confiar en él y te recuerda las promesas qué te dijo antes de llegar a ese momento que parece que no hay esperanzas. Dios siempre, siempre te llevara al fin que espera en El,  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperais. Jeremías 28: 11.
El  ángel le dice: Pablo no temas: es necesario que comparezca ante el Cesar V24.





Qué bueno es aprender de la confianza de  Pablo en las promesas de Dios, en él podemos aprender que fé nos encamina en los propósitos de Dios. Y que toda promesa cumple a pesar de las tormentas, los Huracanes, los temblores, las guerras, las enfermedades, los conflictos toda circunstancia adversa que se levante en nuestra contra. Sabemos que en Dios llegaremos a nuestra meta. Y veremos su promesa hecha verdad en nuestras vidas para que sea conocido como Dios en cada una de nosotras.

Nos leemos prontito, Dios te bendiga mucho.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vallas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te fue de bendición.



domingo, 12 de febrero de 2017

Sandra Cardozo

LAS  PROMESAS




¿Qué son las promesas? Porque siempre manejamos esa palabra comúnmente, además le insertamos esperanza, pero pocas veces nos ponemos a pensar que significa una promesa.
Promesa: Es un compromiso que asume una persona con otra a través de la palabra al comprometerse en el cumplimiento de una acción en concreto.

A saber existen diferentes tipos de compromisos:
*El de un amigo o amiga que promete no contar un secreto a otros, eso sucede muy seguido ¿no?
*El matrimonio que promete ser fiel y estar siempre juntos enfrentando y superando cualquier situación…
*La madre que promete a su hijo o hija que siempre la cuidará…
En fin tenemos infinidad de situacione que involucran promesas, aunque de esas que mencioné no siempre son cumplidas al pie de la letra o no siempre tienen un final feliz.

Una de las características de las promesas es que dan esperanza, mucha esperanza, despiertan confianza, sobre todo cuando la persona que dio la promesa es importante para quien recibe la promesa.
Es un acto de amor hacia la persona que valoras de verdad y por ello de las tu PALABRA. Porque nadie te obliga a prometer, a dar un beneficio, ere libre cuando prometes, porque surge de lo más hondo del corazón.
Por ello cuando la promesa se rompe, la PALABRA dada se quiebra, también se quiebran corazones, se producen tristezas, decepciones, desengaños. Es triste cuando las promesas no se pueden cumplir. Sea la razón que sea. Las razones es ese caso no tienen mucha importancia porque se supone que cuando una persona está haciendo una promesa se está jugando el todo por el todo.
Pero los humanos somos imperfectos, y así de imperfectas son nuestras palabras e intenciones. A veces por más que intentemos, las cosas no salen como pretendemos y herimos a nuestros seres queridos y nos herimos a nosotros mismos.

Pero hay un Dios en los cielos que hizo promesas eternas, promesas de bien para cada uno de nosotros, de vida y de salvación. Promesas que nos dan esperanza, pero no la esperanza que muere cuando nos dejan plantadas en un altar o esperando en una cita que no llega, PROMESAS CON MAYUSCULAS DE ESAS QUE NO FALLAN COMO POR EJEMPLO:
JEHOVA ES MI PASTOR, NADA ME FALTARA. Salmo 23:1
Y cuando dice nada, es nada. Desde comida, vestido, consuelo, fuerzas, compañía porque en el Señor no hay soledad…
Otra
AUNQUE ANDE EN VALLE DE SOMBRA DE MUERTE NO TEMERE MAL ALGUNO PORQUE TU ESTARAS CONMIGO; TU VARA Y TU CAYADO ME INFUNDIRAN ALIENTO. Salmo 23:4
En definitiva cuando esté angustiado, triste o me sienta solo, en realidad el estará conmigo para sostenerme y hacerme ver que cuando podemos creer todo es posible.
Dice Lucas 1:37 PORQUE NADA HAY IMPOSIBLE PARA DIOS.

En las promesas hay algo muy interesante, la validez, la relevancia de ellas la da quién las emite. O sea como dice el dicho “tómalo como de quien viene”.

Si hoy estás necesitando que pase algo especial en tu vida o en tu familia… yo que tú me aferro a las PROMESAS de quien no falla, de quien siempre tiene la mano extendida para recibirnos y ese es Jesús que te espera y te dice PORQUE NADA HAY IMPOSIBLE PARA DIOS, invítalo a entrar en tu vida, que sea el dueño de ella. Porque recuerda que las promesas hay que tomarlas como de quien vienen…

Nos leemos pronto,Dios te bendiga mucho.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIÉN.




No olvides comentar y compartir si te fue de bendición.

jueves, 9 de febrero de 2017

Cuidaré de Ti

EN TODO TIEMPO..EN TODO LUGAR...EN TODA CIRCUNSTANCIA...


En la noche en la mañana cuando brille el sol,  No importa el momento ni la estación 

Tu sentirás mi aroma, sentirás mi amor,  Sentirás la risa de mi alegre canción 
Si el enemigo viene a tocarte a ti,  Como un león rugiente que quiere gruñir 
Yo tomaré mi espada, lo haré huir,  que sepa todo el mundo cuidaré de ti . 
                                                                           Alex Campos

Esta estrofa pertenece a una linda canción del cantante cristiano Alex Campos. Es una de mis favoritas. La forma gráfica en como nos hace notar que Dios mismo como león rugiente cuidará de nosotras. Como su amor, cuidado y provisión están presente en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia. Como me alegra el corazón saber estas cosas.

El salmista nos habla esto mismo , cuando en el salmo 121 nos dice : Dios te cuida y nunca duerme. Dios te cuida y te protege;( lenguaje actual).
El Dios en quien creemos ha prometido estar siempre a nuestro lado. Su promesa no cambia con las circunstancias. Nosotros los seres humanos mantenemos nuestras promesas según se presenten los tiempos.



Una pareja enamorada se casa, frente a Dios y todos sus seres queridos prometen amarse, honrarse y respetarse todas sus vidas. Más aún, algunos van un poquito más profundo y con sentido en sus palabras afirman : en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, siempre estaremos juntos. Nada podrá apagar este amor, ni pueden ahogarlo las muchas aguas.
¡Qué promesas hacemos! Con que prontitud declaramos fidelidad y amor hasta la tumba.
¿Qué sucede en muchos casos? Lamentablemente cuando el primer problema asoma, se olvidan el para siempre, se olvidan las alianzas eternas. Es que así es el ser humano, estamos capacitados para fallar y no cumplir nuestras promesas, las mismas que en momentos de sentimientos lanzamos al aire.

Pero Dios no es así, El permanece fiel. Su fidelidad no depende de la nuestra, su amor no depende del nuestro, El sigue siendo Dios aún cuando le somos infieles y nos alejamos. Por esa razón nunca deja de cumplir su palabra, aquello que ha prometido, aquello que ha establecido como alianza entre el y nosotros.

Me llena de gozo saber que quien me guarda, quien pelea por mi, quien me defiende, nunca duerme, nunca se agota, nunca se cansa. El tiene cuidado de mi en cualquier momento, en el frío , en el calor, en la lluvia o en el sol. El cuida mi entrada, mi salida, mi camino es alumbrado y dirigidos mis pasos por su palabra.

La próxima vez que sientas que estas sola, que nadie vela por ti, recuerda esta palabra, Dios siempre cuida de ti. Aún cuando duermes. Su mano no te deja, sus brazos fuertes son tu escudo. Alientate y cobra ánimo tu ayudador siempre vigila, nunca duerme.Dios está siempre a tu lado.

Si aún no conoces este maravilloso Dios, no pierdas tiempo, búscalo y refugiate en el.
¨Señor gracias, porque nos da gozo saber que nos guardas y cuidas en todo tiempo, en todo momento y en toda circunstancia. Porque guardas celosamente a aquellos que te amamos. Ayúdanos a permanecer fieles a ti en todo tiempo y circunstancia. Que recordemos siempre que estas a nuestro lado y no te cansas de ser nuestro protector y ayudador. Muchas gracias, en el nombre de Jesús, Amén¨

Nos encontramos de nuevo pronto, mientras tanto si esta reflexión te fue de bendición, compartela con otros. Dios te bendiga mucho.


RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIÉN




martes, 7 de febrero de 2017

Miriams Delgado

EL GRAN ESCAPE



Cuántas veces Pensé en escapar!. Pero a donde ir, me sentía atrapada.
Conocía a Jesús. Fui una persona feliz hasta que mi mundo se derrumbó. De repente me vi con mi vida destruida, viviendo un infierno. Mi familia que tanto amaba: estaba destruida por El adulterio. Me encontré entre el amor de mis hijas y el hacer mi vida. Estaba atrapada, no tenia donde escapar!!

A través del dolor aprendí que el Espíritu Santo es mi mejor amigo, en el cual podía confiar. Que siempre estaría para mí, no importaría la necesidad El no me iba a traicionar.
Sino que él me lleva a toda verdad, me enseñaría a vivir como hija de Dios y el momentos de debilidad él me recuerda las promesas de mi padre celestial. El me él me enseñó que no era el único camino el divorció.

 Cuantas Palabras me habló Dios en medio de la angustia, el dolor, la desesperanza y el descontrol. Allí intervino el Espíritu Santo; era tiempo de conocerlo. 
El me dio paz, me recordaba sus palabras, y me enseño muchas cosas que antes eran solo palabras.
Hoy mi situación no es muy distinta a la que viví. La distinta soy yo, llevo todas mis necesidades ante el Espíritu Santo ya que sabe orar como conviene y de el aprendo. Se que en mi fuerzas nada puedo hacer

Cada vez que me siento débil él me recuerda sus palabras: "nada está perdido me dijo, todo está para ganar; que disfrutar en mi matrimonio y mis ojos lo verán." 
Tengo una pared tapizada de papeles con todas sus promesas.

Las miro y es eso lo que veo hoy en mi esposo el milagro perfeccionado.
A pesar de las tormentas en estos momentos encuentro Paz porque Dios está conmigo y me lleva a puerto.
Como dice la palabra: El da Paz no como el mundo la da: a través de drogas, pastillas, alcohol, abortos, divorcios, homicidios y guerras interminables.

 La tormenta está pero yo tengo paz y puedo ver la mano de Dios. Mi corazón reposa en la confianza de mi Dios. Y el perfecto amor echa fuera el temor.

Querida amiga también tu puedes tener paz en la tormenta. Solo confía en El, ¿a dónde mas podemos ir?.
Dios te bendiga mucho , nos encontramos prontito.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.

domingo, 5 de febrero de 2017

PROMESAS....

NUNCA TE DEJARE



Le había prometido que nunca la dejaría, que estaría para ella en cualquier circunstancia. La alentó a confiar en él, a entregarse sin pensar. El la cuidaría siempre...
Ahora ella estaba frente a mi, con sus escasos 17 años, llorando, retorciendo sus manos, sin mirarme, intentaba explicar como había terminado allí con casi siete meses de embarazo. Sola, triste, defraudada, él le había dicho que no podía cumplir sus promesas,no se sentía capaz de cuidarla y mucho menos cuidar de su hijo....había roto su promesa y defraudado su confianza.

¿Cuántas historias como estas conoces? ¿Cuantas veces has estado en situaciones en que también a ti te han fallado, también te han defraudado? Con mucha frecuencia nuestros amigos, familia y aun hermanos de la fe nos fallan, prometen cosas que luego olvidan cumplir. Al decir verdad también nosotros lo hacemos, no es que sea nuestra voluntad, pero rompemos promesas, faltamos a compromisos. Todos los seres humanos somos así en mayor o menor medida.
Lo bueno que quiero compartir contigo hoy es que hay alguien que Nunca, Nunca falla y Nunca, Nunca rompe sus promesas.
Ese es Jesús.

Para comenzar este nuevo tiempo en nuestro blog elegí este texto tan alentador. Jesús mismo nos asegura que estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.
¿Tienen idea cuanto tiempo es eso?...Eso es Siempre, significa que cada día, en cada momento tu puedes contar con El , porque El lo prometió, y si El lo prometió, El lo hará.
No importa en que circunstancia estés, no importa si tu crees que no hay salida, o si piensas que estas sola, solo recuerda que El ha prometido estar contigo  Siempre. Tu puedes llamarlo, buscarlo, hablarle y su respuesta no se hará esperar.

Cuando mi mamá partió a su gloria, sentí que era mi día mas triste, mas negro, recuerdo que un momento pensé ,esto es lo que tanto temía que podría pasar y paso ,ahora estoy sola. Casi de inmediato esta palabra vino a mi mente, Yo estoy contigo todos los días hasta el fin del mundo. 
Eso significaba que aun en medio del dolor y la tristeza El estaba conmigo para recordarme su promesa bienaventurada de resurrección, para alentar mi corazón , para cambiar mi tristeza en danza. El cumpliría su promesa, yo podía confiar.

Amiga querida es igual contigo , también puedes confiar sin sombra de dudas que su promesa inquebrantable será cumplida. El te sostendrá, te sustentará, te sanará, llenará de gozo tu corazón, restaura tu vida, tu familia , tu matrimonio. Traerá sanidad, prosperidad y cualquier cosa que necesites si puedes creer que El siempre esta.

Si tú aún no le conoces, no confías en este maravilloso Jesús déjame decirte que solo tienes que probarlo, confiar en lo que su palabra dice y te aseguró que no te arrepentirás. Búscalo, el esta esperando por ti y yo se con certeza ,que no te defraudara.

Me gustaría terminar esta breve reflexión con una oración . Te invito a acompañarme :

´¨Te damos gracias Señor por tu palabra fiel que nos has dejado, por esas promesas que nos has dado y que estas dispuesto a cumplir. Necesitamos creer que tu harás aquello que has dicho. Tu no mientes, no te arrepientes de tus promesas, Tu permaneces fiel. Gracias que siempre, podemos en ti confiar. En el nombre de Jesús Amén!!¨¨

Muchas gracias por leer, si te ha sido de bendición por favor déjanos un comentario o escríbenos a nuestro correo, sera mucha alegría saber de ti. 
Hasta la próxima, un brazo.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN




Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...