martes, 14 de febrero de 2017

Miriams Delgado

PROMESAS DE DIOS EN MEDIO DE LA TORMENTA




Hola nos volvemos a encontrar con una hermosa historia de un naufragio. ¿Pero podes preguntarte que hay de bueno en un desastre como este?

Comienzo con una afirmación de un hombre que sobrevivió para contarlo. " Dios de quien soy y a quien sirvo. Hechos 17:23.
El apóstol Pablo fue un hombre que Dios lo toco para un propósito claro para su vida; anunciar su palabra a toda nación.
Dios le había que lo iba a enviar a Roma a hablarle al Cesar de Jesús. Hace un largo viaje de Jerusalén hasta Roma por barco. En un momento Pablo se encuentra en medio de una enorme tormenta que los azota por varios días sin dejarlos sin esperanzas. Momentos donde esperaban lo peor, perdidas de vidas y materiales. Pero había en el barco un hombre con una promesa de Dios; Pablo tenia que llegar a Roma.. A causa de este hombre y su promesa Dios intervino en el destino de destrucción. Y un ángel lo visito con un mensaje de afirmación de la promesa de Dios a Pablo. Mensaje que compartió con todos los que viajaban en el barco.


 Pablo con esta declaración de pertenencia a Dios, lo coloca en un sitio de cobertura en medio de la tormenta.
Continuamente debo examinarme  si estoy parada en el sitio de pertenencia. Y de no ser así devolverme a la cobertura como dice en el salmo 91 "el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente". En ella aprendemos que es una decisión de estar en donde el Padre nos quiere cuidar.
Pablo dejó claro en ese momento a quién servía; a Dios.


Qué difícil es pasar eso momentos de tormenta, y que hermoso es cuando Dios te alienta a confiar en él y te recuerda las promesas qué te dijo antes de llegar a ese momento que parece que no hay esperanzas. Dios siempre, siempre te llevara al fin que espera en El,  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperais. Jeremías 28: 11.
El  ángel le dice: Pablo no temas: es necesario que comparezca ante el Cesar V24.





Qué bueno es aprender de la confianza de  Pablo en las promesas de Dios, en él podemos aprender que fé nos encamina en los propósitos de Dios. Y que toda promesa cumple a pesar de las tormentas, los Huracanes, los temblores, las guerras, las enfermedades, los conflictos toda circunstancia adversa que se levante en nuestra contra. Sabemos que en Dios llegaremos a nuestra meta. Y veremos su promesa hecha verdad en nuestras vidas para que sea conocido como Dios en cada una de nosotras.

Nos leemos prontito, Dios te bendiga mucho.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vallas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te fue de bendición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...