domingo, 23 de abril de 2017

Sandra Cardozo


LA SOLEDAD




“La soledad no es estar solo, es estar entre un millón de personas y sentir la falta de uno solo”

“Si has dejado de tener ganas de levantarte, si apenas te quedan fuerzas para seguir, es hora de plantarle cara a la soledad”

En esta era de las comunicaciones, de las conexiones, de Internet y redes sociales donde muchos presumen de tener cientos o miles de amigos, canales en YouTube donde se tienen cientos de suscripciones y si me gustan o no las cosas que se publican, se padece de un grave mal como nunca antes: LA SOLEDAD.

Miles de “amigos” virtuales pero muchísima soledad rodeando a las personas porque a la mayoría se le vuelve problemático relacionarse frente a frente con una, solo una persona. 
Entonces esa misma soledad nos vuelve irónicos, escépticos e incrédulos de que nuestra vida puede mejorar o que un abrazo puede hacernos sentir mejor. 
La soledad puede transformar nuestra naturaleza para bien o para mal.

Dios no nos hizo para estar solos de todas las soledades. Estamos de acuerdo que a algunos les gusta estar más acompañados que a otros por diferencia de temperamentos, unos más sociables que otros. 
Pero todos necesitamos a alguien que esté con nosotros en algún momento.

Jesús dijo “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” Mateo 28:20. 

Tenemos esta confianza de que Él está en todo momento con cada uno de nosotros en toda circunstancia.
Él está en todo momento y no es virtual, no usa computadora ni tiene celular, tampoco redes sociales, no hace falta internet, ni que la red funcione. 
Es raro encontrar hoy a alguien que no dependa de horarios ni que esté corriendo para escucharnos, alguien que tenga un valor inapreciable: TIEMPO

A veces queremos compartir sentimientos, vivencias con personas en las que confiamos o simplemente sentarnos a pasar TIEMPO, pero nos encontramos con la barrera infranqueable de que nos hace falta tiempo… es triste y eso acentúa nuestra soledad porque cuando más necesitamos compartir no encontramos a nadie. 
Por falta de tiempo, por falta de confianza o por falta de que nos entiendan…

Las palabras “Yo estaré con ustedes…” sin condiciones, es el ofrecimiento de una mano amiga que quiere acercarse. 

La pregunta es ¿te quieres acercar tú a él? 
Esa es la parte interesante…él está más que dispuesto a acercarse a ti ofreciendo amistad,tiempo, un abrazo, sin condiciones, lo dio todo por ti para sacar de tu corazón la soledad, ¿estás dispuesto a aceptar ese regalo?

David le pidió a Dios “Cuídame como a la niña de tus ojos, protégeme bajo la sombra de tus alas” Salmos 17:8, puede ser esta también tu oración y así recibir la compañía del Dios Todopoderoso que puede hacer que todo frío de la soledad cambie en el calor de la compañía del que todo lo puede. 
Solo tienes que aceptar ese regalo, ese ofrecimiento de amistad que es más real que el de las redes sociales. 
Un amigo con el cual puedes contar siempre, SIEMPRE HASTA EL FIN DEL MUNDO Y ESTARA SIEMPRE PRESENTE.

Nos leemos prontito, Dios te bendiga.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te fue de bendición.


2 comentarios:

  1. Jesús, el mejor amigo que podemos tener. Gracias Sandra, preciosa palabra

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Dios te bendiga!!!

    ResponderEliminar

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...