viernes, 30 de junio de 2017

Sandra Cardozo

¿Por qué me has abandonado?
Salmo 22




¿Dónde escuché esto?

Esta pregunta ha sido formulada muchas veces.
El sentimiento de abandono solo lo puede explicar la persona que lo ha vivido. Deja heridas difíciles de sanar…
¿Te has sentido así alguna vez?

¿Por qué me has abandonado? Pregunta David en un momento que se sentía solo, triste, mal, cuando nada funcionaba a su alrededor. El miró hacia el cielo y le pregunto a Dios, le dijo “¿De verdad estás ahí?”

Nos encontramos con personas que nos miran con una sonrisa en su rostro, pero si miramos su alma vemos una profunda tristeza, abandono, como que están solos en este lugar…en medio del desierto y la pregunta vuelve a surgir ¿Por qué me has abandonado?

Nos encontramos con Jesús en la cruz. A él le pasó todo lo que se suponía que a una persona buena no le podía pasar. Fue juzgado por los líderes religiosos de la época, fue condenado a muerte de cruz como cualquier delincuente, Dios Padre no lo ayudó como se suponía que debía ayudar a los buenos de la película. 
Conclusión: Dios lo había abandonado por lo tanto era una mala persona. Cómo no iba a preguntar estando en la cruz ¿Por qué me has abandonado?

En nuestro caminar en la vida muchas veces preguntamos o sencillamente gritamos esa misma pregunta. Hay veces que nos sentimos solos, como que nada tiene solución, sin salida y nos hacemos esa misma pregunta: Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado?, ¿Por qué no vienes a salvarme?, ¿por qué no atiendes a mis lamentos?

Dios mío, día y noche te llamo y no respondes; ¡no hay descanso para mí! SALMOS 22:1-2.

Y parece que los cielos están cerrados, como que no hay nadie del otro lado… es una sensación que David, Jesús y muchos otros entendían porque la habían vivido. Cuando Jesús clamó aparentemente nadie contesto, hubo silencio…

Digo aparentemente porque en realidad alguien estaba hablando. Alguien estaba hablando fuerte y claro.

En la Palabra de Dios encontramos que El Padre venía hablando desde hace miles de años, El Padre venía diciendo que Jesús era el mediador, era la puerta por la cual podíamos llegar a EL.

El Padre hablaba fuerte y claro sobre el amor que estaba depositando en ese momento por todos nosotros. El Padre se la estaba jugando por cada uno al ver a su hijo clavado en una cruz.

Cuando hacemos esa pregunta El Padre viene a nuestro encuentro para decirnos que jamás nos dejó ni nos dejará a nuestra suerte. 
En la situación en que Jesús estaba, parecía que estaba todo perdido, pero el amor y los propósitos de Dios hablaron más fuerte que el dolor.

Si vemos la segunda parte del Salmo 22 dice: Desde antes que yo naciera, fui puesto bajo tu cuidado; desde el vientre de mi madre, mi Dios eres tú.
David encuentra que sus enemigos rugen como leones…pero en todo esto declara


“TU ERES MI FUERZA” Sal 22:19
Sal 22:22 “TE ALABARE”
Salmos 22:23 “Ustedes, los que honran al Señor, ¡alábenlo!
V24 El los oye cuando piden ayuda
V25 alabaré tu fidelidad

Nos damos cuenta que El salmista, en su dolor, fue al encuentro del Padre Celestial. 
Incluso cuando las cosas estaban mal, Jesús también clamó al Padre. Y en ellos hubo un canto de gratitud y alabanza aun en los duros momentos que les tocó vivir.
Y eso ¿por qué?

Porque sabían en quien habían creído. Sabían que podían confiar, que nunca serían abandonados. Que la salida estaba a un paso de FE, a un paso de extender la mano y recibir el consuelo y la salvación del Padre.

También nosotros podemos tener esa fuerza, ese consuelo de recibir la mano de nuestro Padre Celestial en los momentos difíciles en los que el dolor no nos permite seguir. Si extendemos nuestras manos al cielo junto con nuestro corazón, estando dispuestos a recibir de su fuerza y de su aliento SIEMPRE LO PODREMOS ENCONTRAR.

Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos. Apocalipsis 3:20

Nos leemos pronto Dios te bendiga mucho.




NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!



No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte si te bendice.


                 

miércoles, 28 de junio de 2017

LA MIRADA DEL MAESTRO






Me arrastraron sin piedad,gritándome, insultándome. No sabía cuantos eran exactamente, ni siquiera quienes eran.
¿Cómo me habían encontrado todos juntos?. 

Pero en realidad eso no importaba, ellos me habían condenado y ahora recibiría mi castigo. 

No sabía donde íbamos, la salida del pueblo era para el lado opuesto al que me llevaban.
A medida que avanzábamos por las calles polvorientas, las personas se unían al grupo. 
Podía sentir sus miradas de desprecio, de odio, gritaban, me maldecían sin piedad.

El sol estaba fuerte y me quemaba los ojos, el polvo y las piedras de las calles lastimaban mis pies.
Eso no importaba, yo me sentía sucia, sola, desamparada, despreciada. Sabia que que había cometido pecado y merecía el castigo, me había equivocado. En medio de todas aquellas personas ni tan siquiera una encontré que tuviese compasión de mi , aun consiente yo de no merecerla.

Parecía que no llegábamos mas donde me llevaban. 

De repente, divise un grupo de personas a lo lejos y una voz,  que a medida que nos acercábamos era mas clara.

Entonces sucedió.
El grupo de hombres que me arrastraban, con vehemencia y sin consideración me arrojaron a los pies del hombre que hablaba. 
No me atreví a mirar quien era, fuera quien fuera sería mi verdugo.

-Maestro, esta mujer fue hallada en el acto de adulterio, según la ley de Moisés debemos apedrearla hasta morir, pero dinos ,¿ tu que dices? ¿qué debemos hacer con ella?-

-¿Maestro?- pensé . Miré las sandalias y los pies del hombre, podía ver el borde de su túnica. 
Note que estaba agachado y con su dedo escribía algo sobre la tierra. 

Entendí que me habían traído ante Jesús, a quien llamaban Maestro. 

Nunca me había acercado, yo era la última de las pecadoras, era indigna de estar en presencia de tan santo varón. Me llene de vergüenza, baje mi rostro contra el suelo muy cerca de sus pies, cerré los ojos. Merecía el castigo, estaba avergonzada y me sabia indigna de estar ante tan alta autoridad. 

-El que este libre de pecado que arroje la primera piedra- fue su sentencia.
Ahora si, llego mi momento,las que allí estaban eran personas dignas, que vivían conforme a la ley de Moisés,que no eran avergonzadas públicamente. 

Espere....espere....espere. Nada.

Solo se escuchaban pasos alejándose y murmullos que se apagaban. Después silencio total.

No quería abrir los ojos, no quería descubrir que era tan pecadora que ni siquiera el castigo de las personas buenas merecía.
Pero entonce me habló:

-Todos se han ido, ninguno te condena,ni yo lo hago-

Tanto amor, tanta misericordia en esa voz, abrí los ojos y por primera vez me atreví a mirarlo. Sus ojos hermosos destilaban compasión, ternura. Su mirada traspaso mi alma.  ¿Cómo me perdonaba a mi, una vil y despreciada pecadora?
Su mirada respondió con amor y misericordia una vez mas.

-Vete en paz, no peques más-

No quería irme, quería permanecer a sus pies, me sentía segura allí,guardada por El.

Me ayudo a ponerme en pie, me sentía diferente, nueva, con ganas de vivir y hasta me sentí valiosa, amada. 
Uyyy quería gritar ,bailar, reír,llorar, era perdonada, era restaurada, era aceptada.

Mire de nuevo sus ojos, ahora era mi maestro y solo seguiría sus pasos. 
La mirada del Maestro transformo mi vida.

Este es uno de los encuentros con Jesús que más me impactan. 
¿Te suena familiar lo que has leído? ¿Te has sentido alguna vez despreciada, criticada,rechazada? ¿ Has creído alguna vez que eres tan pecadora que solo mereces el castigo?

Déjame decirte que me he sentido alguna vez así, ero también he sentido esa mirada maravillosa del Maestro. He sentido su amor.

El encuentro de esta mujer con Jesús, no solo le dio perdón de pecados, la restauro, le dio la seguridad de ser aceptada y amada, aún cuando era inmerecedora de la gracia.

Esa misma gracia que se extiende para ti y para mi hoy.
Es que cuando te encuentras con la mirada del Maestro y sientes su amor,su compasión, ya nada es igual.

Hay una canción muy viejita, una de las favoritas de mi mamá, que habla de los ojos de Jesús y dice:

Los ojos mas bellos, más bellos del mundo
son los que miraron al pobre pecador.
Hallándome perdido en pecados y delitos
sus ojos me miraron ,la salvación me dio.
Los ojos más bellos son los de mi Jesús
que cuando me miraron me dieron tierna luz.

Esos ojos, ese amor y esa misericordia están hoy esperando por ti y por mi. 
Solo debemos salir a su encuentro y recibir su gracia.

No desperdicies la oportunidad de venir a El, no te arrepentirás y ya nada en tu vida será igual.

Nos leemos pronto, te abrazo en el amor de Cristo, se bendecida.





RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!!


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te bendice.








lunes, 26 de junio de 2017

Mariela Beloso


UN  PESCADOR  DIFERENTE




Me gusta mucho la historia del Apóstol Pedro, porque no siempre fue apóstol y ni siquiera siempre fue Pedro.

Se llamaba Simón y era un hombre común de pueblo, era un pescador, un hombre rustico, impulsivo, de carácter decidido y presto a la acción.

Tal vez había escuchado hablar a Juan el Bautista sobre un hombre llamado Jesús y que ese hombre era el salvador, pero realmente no sabía mucho de él.

Un día en que Simón estaba trabajando junto con su hermano echando al mar las redes, Jesús estaba por ahí y tuvo su encuentro con El.

Jesús los llamo: “Vengan síganme, y los haré pescadores de hombres”- Mateo 4:19. 

Al instante y probablemente a raíz de su carácter impulsivo Simón dejo todo, trabajo, casa, y la vida que llevaba y lo siguió. 

Yo no creo que Simón haya tenido una idea muy clara, en ese momento, de lo que implicaba dejarlo todo y menos de lo que significaba ser un pescador de hombres, pero allí y por causa del encuentro que tuvo con Jesús comenzó la transformación de Simón.

Todo encuentro con Jesús implica una transformación. 

Hay un dicho que dice que cuando el alumno está listo, el maestro llega. 
Y en este caso ¿qué es estar listo? 
Creo que es, simplemente, abrirse en fe a lo que Jesús va a hacer. 

Algunos confunden estar listos con ser intachables, pero si fuéramos intachables no necesitaríamos un maestro

Simón comienza un camino de transformación a pesar de que no logra comprender totalmente la misión de Jesús. 
Hay gente que se pasa la vida tratando de comprender algo para iniciar el camino. Simón, aunque no entiende, siente que seguir a Jesús es algo importante y no dudo en hacerlo. 

Por Fe Simón reconoce a Jesús como Hijo del Dios viviente y Jesús comienza a transformarlo, primero cambiándole el nombre; “Yo te digo que tu eres Pedro (que significa piedra) y sobre esta piedra edificare mi iglesia-Mateo 16:17-18. 

Cuando Jesús nos mira no pone su atención en lo que somos, sino en lo que el hará en nosotros.
Cosas grandes comenzaron a suceder en su vida mientras iba creciendo y aprendiendo.

Por fe Pedro caminó sobre las aguas aunque al instante siguiente el temor lo hizo hundirse; pero caminó sobre el agua!! –Mateo 14:29- Y no se ahogo, supo que debía clamar a Jesús, aprendió a depender de Él.

Su dependencia de Jesús lo llevo a declarar “Señor ¿a quién iremos?, solo tú tienes palabras de vida eterna”- Juan 6:68, Pedro había aprendido que en nadie más encontraría lo que había encontrado en Jesús.

Pedro estaba convencido de que seguiría y defendería a su maestro a costa de lo que fuera, por eso cuando arrestaron a Jesús su carácter impulsivo y arremetedor vuelve a aparecer y le corta la oreja a uno de los que venían a aprenderlo – Juan 18:10- y tuvo que aprender que las cosas no debían ser hechas a su modo, sino que debía permitir que El Señor tuviera el control

Pedro estaba dispuesto a dar su vida por Jesús, pero el temor lo domino y negó conocerlo tres veces. Que dura lección! 
El no era fuerte en si mismo, el nada podía hacer por si solo.-Mateo 26:75.

Jesús conocía el corazón de Pedro sabia que desde el día en que se habían encontrado, tenía la sincera convicción de seguirlo, por lo que después de resucitar, Jesús toma tiempo para estar con Pedro y le pregunta repetidas veces “¿Pedro me amas? Y Pedro contesta “Señor tú lo sabes todo; tu sabes que te amo” 
Pedro había comprendido que Jesús lo conocía más de lo que el mismo se conocía y que el amor que él le tenía, con todas sus imperfecciones y debilidades estaba desnudo delante del Señor; Jesús le contesto.” Apacienta mis ovejas”-Juan 21:15 al 17.

Y Jesús hizo de Simón una piedra firme que fue cimiento de la iglesia primitiva, Pedro con todas sus imperfecciones gano miles de almas para Cristo y murió en el servicio del Señor. 

El apóstol no pudo llegar a ser Pedro sin antes ser Simón, el pescador impulsivo y emotivo. ¡Sólo Simón podía llegar a ser el apóstol Pedro!

Pedro era humano. Y el Señor lo amó. Y Pedro sirvió al Maestro, a pesar de su humana debilidad; ¿de qué otra manera podría haberlo hecho? 

¡Servimos a Dios desde lo que somos y mientras dure la vida vamos creciendo y aprendiendo, no somos perfectos y tenemos debilidades pero por la gracia de Dios, El Señor hace en nosotros piedras vivas con las cuales se edifica una casa espiritual en la que el habita.

vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 

                              1 Pedro 2:5

Dios te bendiga mucho, nos leemos pronto.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te es de bendición.

miércoles, 21 de junio de 2017

ENCUENTRO ENTRE AMIGOS


¿COMO TE RELACIONAS CON TUS AMIGOS?





Muchos de nosotros hemos sido bendecidos con amigos de verdad. Amigos que siempre están para nosotros.

¿Cómo nos relacionamos con nuestros amigos? ¿Qué cosas hacemos para que esa amistad crezca y se afirme con el tiempo?

Yo tengo un grupo de muy buenas amigas, a veces con estos tiempos es difícil compartir tiempo juntas.
Pero de algún modo nos acomodamos para vernos. Cualquier escusa es buena y valedera para reírnos, charlar y hasta llorar juntas.
Tratamos de alimentar y fortalecer nuestra amistad, nos llamamos, hablamos y sabemos que siempre contaremos con una oración en el momento oportuno.

Ahora, por un instante imaginemos que sucedería si con mis amigas no hiciéramos esas cosas, sino que únicamente pensáramos y habláramos de lo maravillosas que son esas personas. 

¿No sería absurda esa conducta?
Pero eso es lo que hacen algunos cristianos. A pesar de saber mucho de Dios y de la Biblia, se privan del rico compañerismo con el Padre celestial, el mejor amigo que cualquier persona puede tener.
No nos hacemos tiempo para pasar juntos a solas, corremos todo el día y pocas veces nos detenemos a prestar atención a lo que quiere decirnos.
Es posible llenar nuestra vida con información y actividades espirituales, las cuales son buenas,pero a veces nos quitan ese precioso tiempo de intimidad con nuestro Amigo.

Nuestra intimidad diaria con Dios como amigos nos garantiza una comunión que no será fácil romper. El nos espera para compartir tiempo con nosotros, para escucharnos y para que le escuchemos.

Cada vez que logramos un encuentro así nuestras vidas cambian, somos renovados.

Seguro que al igual que a mi te a pasado de ir a su encuentro con problemas, tristes y muchas veces desanimadas.
Entonces tenemos ese encuentro que revierte nuestra situación, cuando nos reunimos con él nuestras tristezas cambian por gozo, los problemas se alivianan y el desánimo se vuelve nada.

Es suficiente un momento con él para transformarlo todo.

En la Biblia leemos acerca de muchas personas cuyo encuentro personal con Dios fue renovador y transformador. Abraham, Agar, Moisés, la mújer adultera y Pablo son algunos de los que hablaron con Él de manera personal.

Hoy esos encuentros y charlas personales también son para nosotros.
Cada vez que abrimos la Biblia y le pedimos al Espíritu Santo que ilumine el significado de su Palabra para nuestra vida, podemos confiar en que escucharemos directamente de nuestro Padre.

La Biblia nos recuerda : 


El nos invita, su deseo es estar en intima comunión con nosotros. El nos espera cada día. 

¿No te parece maravilloso saber que nuestro mejor Amigo anhela nuestra amistad?
Un encuentro diario con El te asegura cambios en tu vida y los que te rodean.

Es tu decisión, y si le aceptas seguro no te arrepentirás.
Cada día tu amigo te espera,con amor eterno te ama.

Dios te bendiga, nos leemos pronto.


RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!


No olvides comentar y compartir si te es de bendición.












viernes, 16 de junio de 2017

Ines



YO SOY TU SANADOR



Cuando los recursos de la ciencia médica se agotan, cuando lo imposible es tan difícil de alcanzar, cuando se escapa la vida, solo un milagro maravilloso de nuestro Dios es lo único que nos queda.

Este es el sorprendente testimonio de Silvia, la muerte no pudo detener la maravillosa obra de Dios porque ella recordó sus promesas.



Mi nombre es Sivia Alpuin y vivo en El Tala.Hoy hace un año que llamaron a mi familia para avisarles que estaba desahuciada. Ya la medicina no tenía nada que hacer ,no respondía a la medicación.Estaba intubada grave en CTI ,con 3 paros cardiorespiratorios. Sin posibilidad de vida.

Según mi familia en la noche de ser internada y por 3 horas estuve ya sin vida. Pero algo sorprendente pasó camino a la morgue de donde esperaban que viniera un familiar para reconocerme,levanté un dedo...zas...estaba viva...otra vez intubada con un "chupete"grande para alimentarme..

Ya era una semana de estar internada y volvi a ser bebé y mientras mi cuerpo sufría aquí...mi espíritu paseaba de la mano de Jesús por el cielo..para hoy poderles decir que es hermoso lo que nos espera....Hoy para mi es día de alabanza,adoración,agradecimiento.

Gracias a todos los que oraron por mi, que estuvieron ante la Presencia de Dios luchando contra el diablo que me quiso matar. Porque luché contra el también en esos días, porque pagaron por mi para que me matara...
Que bobo el diablo no sabia que no podía pasar la sangre santa que me cubre cada día.. Por eso siempre oro y publico que nos cubra nuestra entrada y nuestra salida.}
No solo es una oración de fé. Lo vi y lo viví espiritualmente. Así que hoy oro que un día mas nos cubra con su Sangre y nos guarde de todo mal.
Hoy les invito a celebrar conmigo!!!por la Vida..por el Padre que tenemos,por el Gozo,por la Paz y la Alegría de conocer a Cristo.

No importa cuan difícil pienses que sea tu problema o enfermedad El está dispuesto a sanar tus dolencias, a levantarte del lecho donde estas, a darte vida nueva y abundante.
Solo necesitas un encuentro con El y creer que El hará.

Dios te bendiga mucho, nos leemos pronto.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.

lunes, 12 de junio de 2017

Sandra Cardozo


¿De quién necesito?- Dios está dispuesto… ¿Tú lo estás?



Juan 15:14–15 (RVR60) — 14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. 15 Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer



El tema de este mes me resulta muy interesante: ENCUENTROS QUE CAMBIAN VIDAS.

Si analizamos, muchos de los encuentros que tenemos aportan algo a nuestro andar. 
Hay encuentros que nos dejan un sabor dulce, otros un semidulce u otros sinceramente amargos. 
Pero todos dejan algo en nosotros. 

Hay otros que nos sorprenden porque la persona a primera vista parecía ¡tan antipática! Y resulta que después era ¡tan agradable compartir con ella! 
Si, la verdad es que nuestra percepción a veces es distorsionada por las cosas que nos rodean.

Pero hay encuentros que son definitorios. Encuentros que van más allá del aporte que puedan dejar, sino que definen nuestro camino, que cambian nuestra forma de andar, de pensar y nuestras actitudes frente a la vida. 
Por ejemplo el encuentro de Páris y Helena definió el destino de Troya. El encuentro de Sansón con Dalila definió la fidelidad y la muerte de Sansón…y así podríamos seguir con ejemplos que definen, que van más allá de una influencia.

Pero hay encuentros que son esenciales para la vida que tienen todas esas características: nos dejan algo, nos sorprenden porque nunca esperamos eso y también es definitorio porque depende nuestra vida.

Ese tipo de encuentro se produce generalmente cuando nos sentimos que no tenemos salida, cuando ya se nos agotaron los recursos, cuando las ideas se acabaron y necesitamos que algo más grande, mayor, infinitamente más sabio y poderoso se acerque a nosotros porque ya el cansancio nos ganó y nuestros argumentos se terminaron.

Ese encuentro, es nuestro encuentro con la realidad de que hay un Dios y que ese Dios quiere ser AMIGO nuestro. 
Cuando hablamos de Dios, de Jesús, las personas enseguida piensas en religión…pero no es así, encontrarse con Jesús es encontrarse con la persona que puede cambiar tu vida totalmente. 
Que te abre sus brazos para recibirte tal como eres. Sin juzgarte, sin condenarte. Te acepta tal como eres, en cambio la religión no, la religión quiere cambiarte para después aceptarte, es por ello que no se pude mezclar la relación con Dios y la religión.

El amor de Dios es increíblemente inmenso y te abre la puesta para que seas su hijo, para que seas su amigo. El nunca falla, nunca te abandona. Tiende una mano para encontrarte en donde estés siempre y cuando tú permitas ser encontrado.

Moisés se encontró con Dios en el desierto, en un momento difícil de su vida. El hablaba con Dios, eran compañeros.

Y hablaba Jehová a Moisés cara a cara, como habla cualquiera a su compañero. Éxodo 33:11

¿Por qué no puedes serlo tú? Dios está dispuesto… ¿Tú lo estás?

Hay momentos que mirar al cielo es la única salida y lo que más necesitamos es un encuentro con Dios.




Dios te bendiga mucho, nos leemos pronto.


RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.

No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte si te fue de bendición.

viernes, 9 de junio de 2017

UN PEQUEÑO HOMBRE





La tarde iba declinando, el sol aún se resistía a meterse. La gente caminaba con mucho bullicio.
Todos ocupados en sus cosas y pensamientos.
El también. Se sentía contento, había sido una jornada provechosa. Unos cuantos denarios aquí, otros por allí. Nadie notaba al final del día la diferencia.
De pronto sintió el estruendo de muchas voces, todos corrían hacia el mismo lado.
¿Qué sucederá? No se atrevió a preguntar, debido a su posición era despreciado por su pueblo, era tenido por traidor.
No le molestaba, tal vez él en lugar de ellos actuaría de la misma forma, estaba trabajando y sirviendo al régimen opositor. Cobrando impuestos y tributos exagerados a su propia gente.

Era imposible ver lo que delante ocurría.
De pronto alguien pasó corriendo a su lado mientras gritaba : Es Jesús, es Jesús, está aquí.
Con que el tan famoso Jesús estaba entrando en Jericó, en su ciudad.
Todos querían verlo, oirlo y poder recibir un milagro.
Apresuró sus pasos, también quería experimentar ver de cerca al llamado Maestro.
Si iba a ocurrir algún milagro no debía perderselo. Casi iba corriendo.

De pronto se dio cuenta que tenía dos problemas que superar.
Las personas no estaban felices con verlo por allí, de hecho le cerraban mas el paso y no le daban lugar para avanzar.
Como si fuera poco era de pequeña estatura, así que no lograba ver nada.

Pero el quería un encuentro con ese Jesús.

Nada le impediría lograr su objetivo, se las ingenio entonces para subir a un árbol.
Se acomodo en la ancha rama que le sostenía, ahora si cuando Jesús pasará el podría verle claramente y sin que nadie estorbara su visión.

Espero con paciencia, pero cual no sería su sorpresa, al pasar Jesús alzó la vista directamente hacia donde estaba y dijo con voz fuerte para que todos oyeran :
-Zaqueo, baja de ahí que voy a cenar contigo a tu casa -

Un rato mas tarde en la casa del recaudador de impuestos el Maestro cenaba, mientras arrepentido por su proceder Zaqueo imploraba perdón por sus faltas, prometiendo ya nunca mas ser igual.
Asegurando a sus vecinos : Este pequeño hombre se encontró con Jesús y ya nunca mas será lo que antes fue.

Este pasaje bíblico puedes leerlo en Lucas 19 : 1- 10.
Un encuentro que transformó la vida de un pequeño hombre.

Zaqueo, deseaba ver a Jesús, sea por curiosidad o por ser testigo de algún milagro, por lo la razón que tuviera lo busco, de igual manera muchos de nosotros hemos buscado ver a Jesús por diferentes razones:
• Por una necesidad en el matrimonio o familiar
• Una mala situación financiera,
• Por cuestiones de salud
• Porque desde su niñez le inculcaron eso
• Porque no quieres pasar el resto de la eternidad en el infierno

Cualquiera que haya sido el motivo de porque le has buscado, o le buscas esta correcto, lo importante es buscar de Jesús, pues El mismo asegura que si le buscamos le encontraremos, además es el principio de un todo pero en El.

Tu puedes dejar de lado tus miedos, lo que dicen los demás y decidir vencer los obtáculos para tener ese encuentro transformador con Jesús.

Una vez que te encuentres realmente con él ya no volverás a ser la misma persona, ya tus problemas no los veras igual. 
Podrás divisar las soluciones que Dios dará a tus necesidades.

Tu vida cambiará. Tu familia, amigos, vecinos y aquellos que te conocen podrán ver él cambio. 
Te verán diferente, la misma persona, pero con un nuevo corazón , una nueva canción y un nuevo amor que te hará fuerte.

No demores ven a tener un encuentro con el único capaz de cambiar tus circunstacias por dificiles que sean, El único capaz de cambiar el rumbo de tu eternidad. 

Dios te bendiga mucho, nos leemos pronto.




NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!



No te vayas sin dejarnos un comentario, por favor comparte si te es de bendición.





Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...