martes, 25 de julio de 2017

Mariela Beloso


Libres para disfrutar la vida que Dios nos dio





¿A qué mujer no le gustaría participar de un evento festivo en el que pudiera contar con un traje a medida, maravilloso y sentirse con el una princesa.? 

Un evento en el que podamos gozar con libertad, sin temor a ser juzgada ni señalada por no estar apropiadamente arreglada para la ocasión

Todas hemos sido invitadas a la gran gala de la vida, un evento sin igual, extraordinario en todas sus dimensiones.

Lo malo es que ante un evento de estas características, a veces, en vez de sentirnos como princesas nos sentimos como cenicienta; manchadas, sucias e indignas de participar, sintiendo que todos los ojos están puestos sobre nosotras juzgando nuestro atuendo.

¿Hay manchas en tu vida que han estropeado tu vestido?,¿ Una mala conciencia, errores, actitudes, fallas, pecados, que han estropeado tu traje y que no te permiten participar de la gala de la vida dignamente? 
O tal vez ¿te han causado heridas sangrantes que también ensuciaron y arruinaron el vestido de tus sueños?

La Biblia nos cuenta la historia del rey David. 
¡Nada menos que un rey! 
¡Ese hombre si que debía lucir una gran gala!. 
Sin embargo el también se sintió indigno; sus vestiduras estaban manchadas.

Mira lo que escribió en su lamento: Ten compasión de mi oh Dios conforme a tu gran amor, conforme a tu inmensa bondad borra mis transgresiones. Lávame de toda mi maldad y límpiame de todos mis pecados. Purifícame con hisopo y quedare limpio, lávame y quedare mas blanco que la nieve. Salmo 51 : 1 al 14

David sabía la manera de quedar limpio nuevamente y de que su traje volviera a lucir con dignidad de gala, su solución estaba en Dios.

La confesión ante Dios, la búsqueda de su presencia, el presentarnos ante El reconociendo cuanto lo necesitamos, obra el milagro y la transformación de “Cenicienta”.

Nada más se necesita para gozar del baile en la gran gala de la vida.

Todas hemos sido invitadas, tu vida es un gran regalo que Dios te ha dado y te ha dotado de todo lo necesario para disfrutarla, dones ,talentos, capacidades, afectos, posibilidades para desarrollarte, vincularte, amar y ser amada, aprender y enseñar, compartir y recibir…

La vida es una gran fiesta y Dios quiere que te sientas a la altura y la disfrutes, no dejes que nada estropee tu traje, necesitas del Señor para poder estar lista para la ocasión.

El es el gran diseñador y ha hecho para ti un traje especial, limpio y sin manchas, no te quedes fuera por no prepararte.

Vayan al cruce de los caminos e inviten al banquete a todos los que encuentren. Así que los siervos salieron a los caminos y reunieron a todos los que pudieron encontrar, buenos y malos, y se lleno de invitados el salón. Mateo 22:9 y 10





Dios te bendiga mucho, nos leemos pronto.



¡¡¡NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTROS TAMBIEN!!!

No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te bendice.


1 comentario:

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...