martes, 18 de julio de 2017

TIEMPO DE LLORAR


DIOS CAMBIA LA TRISTEZA



Qué hacemos cuando somos lastimados, cuando somos decepcionados o cuando experimentamos dolor? Mateo 5: 4 promete consuelo a los que lloran.
"Luto" en griego es "penthos" y significa una expresión externa de un dolor interno.
Significa mostrar en el exterior lo que sentimos por dentro, no negar nuestro dolor y esconderlo.
¿Cuántas veces aunque lloramos por dentro fingimos una sonrisa externa?
No nos gusta ser vulnerables a los ojos de los demás. Siempre tratamos de que nos vean fuertes, enteras.
No nos permitimos mostrar nuestro dolor porque seriamos entonces débiles y nos expondríamos a las opiniones de los demás.
En muchas ocaciones disfrazamos nuestro verdadero sentimiento por una aparente alegría que no sentimos, por palabras vacías .

La Biblia nos dice que cuando nuestro corazón esta alegre se nota en nuestro rostro.
Esto significa que también cuando estamos tristes es fácil de ver.

Ahora no quiero decir que todo el tiempo que estamos tristes tenemos que llorar y quejarnos.
No significa que mascaremos el dolor en todo momento y destilaremos por todas partes nuestra desdicha.
Somos hijas de un Dios amoroso.
Es cierto que tendremos momentos difíciles, tristes, que nos harán llorar.
Como hijas podemos venir delante de El y soltar allí en su presencia lo que nos hace estar mal.
Me gusta pensar que su palabra dice que El cambiara nuestra tristeza en danza. Que cambiara nuestro llanto en alegría.
¡¡¡¡Uyyy que maravilloso es nuestro Señor.!!!

La vida plena en Cristo también se refiere a esto.
A poder procesar con la ayuda de Dios nuestro dolor,nuestra tristeza.
Tal vez tu corazón esta triste por la pérdida de un ser querido, por la traición de tu pareja, por situaciones difíciles con tus hijos, o por cosas que no puedo imaginar.
Te sientes incapaz de mostrarte débil ante los demás, muestras una fortaleza que en realidad sabes que no tienes.

En este tiempo en que todos se exponen en las redes sociales mostrando solo sus puntos fuertes, su mejor ángulo en las fotografías, hay un sitio donde podemos ir y mostrarnos tal cual somos.
Ese lugar en a los pies del maestro. En su presencia, donde hay sanidad, donde todo se transforma para nuestro bien.
El rey sabio nos recuerda que todo tiene su tiempo, hay tiempo para llorar.
Dios quiere que seamos sabias, que ocupemos un tiempo para cada cosa.
Podemos estar tristes, podemos mostrarnos a los demás como nos sentimos, pues Dios mismo enjugará nuestras lágrimas y transformará nuestra tristeza.

No tengas miedo de mostrar lo que sientes, nuestro Padre tiene cuidado de nosotros en todo tiempo y circunstancia.
Deja que Dios mismo te enseñe a vivir plenamente aún tus tristezas y lamentos. Deja que El cambie tus situaciones en bendiciones.
No importa si nos ven débiles, Dios mismo se hace fuerte en nuestras debilidades.
Vive tu tiempo de tristeza pero no te quedes ahí varada, tampoco te escondas tras una sonrisa falsa.
Levanta tu cabeza y se tú misma.
Siempre tendremos tiempos de llanto, de dolor, de luto, de tristezas, pero durarán poco tiempo, al amanecer vendrá el consuelo y la alegría.

Vive plenamente tus sentimientos, sujétalos a Cristo y El cambiará en danza tu lamento.



Hasta pronto, es mi oración que seas muy bendecida. Abrazo enorme.


RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!!


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te es de bendición.


5 comentarios:

  1. Gracias por recordarnos que el Señor nos sostiene en todo momento. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Así es en todo tiempo El nos sostiende. Gracias por leer y comentar!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Al leer la reflexión me vino a la mente la adoración de Jesús Adrián Romero, Cuando nadie me ve: Cuando nadie me ve en la intimidad,
    donde no puedo hablar más que la verdad.
    Donde no haya apariencia,
    donde al descubierto queda mi corazón.
    Allí soy sincero,
    allí mi apariencia de piedad se va.
    Allí es tu Gracia lo que cuenta,
    tu Perdón lo que sustenta para estar de pie.
    Y no podría dar la cara si no fuera porque estoy
    revestido en la Gracia y la Justicia del Señor.
    Si me vieran tal cual soy se enterarían que es Jesús,
    lo que han visto reflejado en mí tan solo fue su Luz.
    Y es por tu Gracia y tu Perdón,
    que podemos ser llamados instrumento de tu Amor.
    Y es por tu Gracia y tu Perdón,
    y justicia queda lejos de tu Perfección

    ResponderEliminar

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...