lunes, 27 de noviembre de 2017

Sandra López


VESTIDO   NUEVO




¿Para que usamos la ropa?
Quizás te parezca curiosa mi pregunta.
Tal vez te parece una pregunta tonta.
Pero seguro que las respuestas pueden ser muchas y variadas.

En realidad la ropa cumple variados propósitos. 
Sirve para cubrir nuestra desnudez.
Como una forma de identificar el lugar donde se pertenece.
La usan los escolares, liceales, aún solo con ver a alguien vestido de mameluco solemos darnos cuenta que se trata de un mecánico.

En cierta manera la ropa nos proteje. 
Nos da sentido de pertenencia.

Algo semejante ocurre con nosotros los hijos de Dios.
El apóstol Pablo nos dice en Gálatas : porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.

¡Wow tremendo lo que aquí dice.!
Imagínense cuando venimos al Señor y lo recibimos en nuestro corazón, nuestros pecados son perdonados.
Dice la palabra que somos sellados con el Espíritu de la promesa.

Más aún cuando somos bautizados, cuando definitivamente renunciamos al mundo. 
Cuando damos testimonio de que pertenecemos al Padre, es entonces cuando somos vestidos de Cristo.
Somos adoptados por Dios el Padre como sus hijos, y nos ponemos la túnica de la santidad de Cristo.

Todo la suciedad, todo nuestro pecado, todos los harapos de nuestra vida pecaminosa son cubiertos, somos vestidos con nuevas ropas, las ropas de la salvación.

Estas ropas no tienen costo, son totalmente gratis, para ti y para mi.
Un regalo que recibimos de Cristo cuando somos bautizados.

Desde ese momento cuando el Padre nos mira nos ve a través de esas ropas, ve en nosotros la santidad del Hijo amado.

No importa que edad tengamos, tampoco que tan lejos hallamos vivido de nuestro Dios, el bautismo nos da la seguridad de pertenencia.

Cuando actuamos y vivimos conforme a lo que damos testimonio somos identificados por esas ropas que vestimos.

Sigamos el ejemplo que se nos deja en el libro de Efesios, vistamos con ese vestido de hombre nuevo que se nos regala el día que nos rendimos a Cristo totalmente y demos testimonio de ello a quienes nos ven cada día.

Nuestro Dios te bendiga mucho. Nos leemos pronto.



NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte si te es de bendición.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandra Cardozo

EL RECHAZO DEBE CAER David solo era un adolescente cuando llegó a la batalla entre los israelitas y los filisteos. No era miembro d...