jueves, 14 de diciembre de 2017

Sandra Cardozo

EL RECHAZO DEBE CAER




David solo era un adolescente cuando llegó a la batalla entre los israelitas y los filisteos. No era miembro del ejército, sino que solo les estaba llevando víveres a sus hermanos. Cuando llegó al campamento, oyó las burlas de Goliat… y preguntó quién iría a echarlo abajo. A su hermano no le gustó su inquietud. Observa lo que dice el texto: «Eliab, el hermano mayor de David, lo oyó hablar con los hombres y se puso furioso con él. Le reclamó: ―¿Qué has venido a hacer aquí?» (1 Samuel 17:28).

Esta reacción no es sorprendente si conocemos el resto de la historia. En 1 Samuel 16 se nos dice que cuando el profeta Samuel llegó a la casa de Isaí para ungir a un nuevo rey de Israel, Isaí comenzó por Eliab, el mayor de sus hijos. Eliab era el más grande, de más edad y más fuerte de los hermanos. Seguramente sería el nuevo rey. Pero Dios dijo: «No. Ese no». Sin duda alguna, Eliab se sintió despreciado. El sistema parecía estar funcionando al revés. Él no fue escogido como rey.
En cambio, lo fue el hermano más joven; el muchacho que ni siquiera estaba en la fila. Eliab se sentía rechazado, y la gente rechazada rechaza a su vez a otros.

A nadie le gusta sentir que no es lo suficientemente bueno. O listo. O deseado.
Por mucho que quisiéramos que no fueran así las cosas, las opiniones de los demás son importantes.

Una palabra de rechazo, incluso algo pequeño que no llevaba la intención de herirnos, se nos puede quedar en la mente y dolernos.
Una pequeña semilla de rechazo puede echar raíces y causar estragos en un tiempo futuro. Después de poco tiempo, olvidamos que Dios nos creó de una manera milagrosa con un propósito y con un plan. Olvidamos que Él no nos pide que nos comparemos con los demás, ni que corramos la carrera que debe correr otro. Perdemos de vista nuestro milagroso principio y nuestra nueva creación en la persona de Cristo. Muy pronto nos hallamos atormentados por este gigante del rechazo.

La experiencia de la victoria de Jesús sobre el gigante del rechazo viene de verte a ti mismo de la forma en que tu Padre celestial te ve: como su hijo muy querido y amado.

Así lo escribió Pablo: «Y, si somos hijos, somos herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, pues, si ahora sufrimos con él, también tendremos parte con él en su gloria» (Romanos 8:17). Dios no te aceptó por algo que tú hubieras hecho, sino simplemente porque te amaba (lee 1 Juan 4:19). Más aún: Dios te amó tanto, que estuvo dispuesto a pagar un precio enorme para tenerte cerca de Él; la muerte de Jesús, su propio Hijo, en la cruz.

Imagínate que Jesús te susurra hoy al oído: «Yo te amo; te amo de verdad. ¡Ya me siento complacido contigo!» Te podría parecer una locura pensar que el Dios del cielo, el Creador del universo, te conoce de una manera tan personal.
Muchos de nosotros se vuelven locos cuando consiguen treinta «me gusta» en algo que han puesto en los medios sociales.
Sin embargo, el Dios del universo está al tanto de tu vida.

Incluso antes que fueras concebido, Dios quiso dejar constancia de esto y dijo: «Te escojo como mío».
Esa verdad debe cultivar una sensación de aceptación en tu interior.
Tu valor no está envuelto alrededor de lo que tú logres, sino que está anclado para siempre en el hecho de que Jesús fue entregado por ti.
Tú fuiste hecho para ser aceptado y abrazado por tu Padre celestial.
Fuiste hecho para ser amado gratuitamente. Tú vives de su aceptación, y no de la aceptación de los demás.

Cuando llegues a darte cuenta de esto, el gigante del rechazo se vendrá abajo en tu vida.
Es mi oración de que podamos vernos como el Señor nos ve, no con nuestros conceptos.
Siempre tendemos a devaluarnos cuando en realidad Dios nos ve de otra manera.

Nuestro Dios te bendiga mucho. Nos leemos pronto.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.

No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Sandra López

ORAD  SIN  CESAR





Nos habla la Biblia de un hombre que se enojó con Dios.
Un hombre que fue blanco fácil de sus enemigos, por hablar lo que Dios le mandaba.

Jeremías expuso su enojo a Dios y vio a Dios con enojo, pero también fue capaz de rectificarse, de volverse atrás para poder decir : Pero algo más me viene a la memoria lo cual me llena de esperanza:El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota.Lamentaciones 3:21-22 (NVI)

Dejo de ser subjetivo y sanó al sacar su dolor y resentimiento.
Podríamos decir que los clavó en la cruz e hizo su oración de fe, porque entendió que Dios no abandona a nadie y aunque siente dolor se compadece, debido a la grandeza de su amor inagotable, ya que no se complace en causar daño a las personas.

Entonces cuando el Señor nos dice Orad sin cesar, nos está pidiendo : por favor estén alertas porque hay un enemigo real, tengan cuidado con el mundo, no se dejen controlar por la carne.

Cuando somos tentadas a rendirnos y abandonar todo, debemos orar confesando : No me rendiré porque Dios está conmigo, no me dejará ni me desamparará.

Cuando viene el dardo de la tristeza, la salida está en nuestra oración de fe : El cambiará mi lamento en baile.

Cada vez que somos atacadas y tentadas con depresión , falta de gozo y decaimiento oramos y confesamos: saldré adelante, me gozaré en medio del dolor porque el gozo del Señor es mi fortaleza.

En todo momento la oración nos mantendrá alertas.
En todo momento la oración de fe será nuestra defensa de los ataques del diablo, la carne y el mundo.

La palabra cobra vida para nosotras y nos fortalece en todo tiempo.

Orad sin cesar, el Señor sabe muy bien que necesitamos de esta constante oración para vivir en victoria.

¿Cuánto oramos realmente?

Nos leemos pronto. Dios te bendiga mucho y no olvides mantenerte en oración.



RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir para bendecir a otros.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Beatriz Peralta

SALMOS  145




Un salmo de alabanza,donde el salmista expresa toda su alabanza, gratitud y su adoración a Dios por sus obras maravillosas.

Cuando llegamos a esta época del año después de haber pasado un invierno frió y lluvioso muchas veces,  donde vemos renacer los jardines llenos de flores contemplar  los campos que han sido sembrados, nuestro corazón se conmueve y reconocemos la obra maravillosa del Señor.

Del poder de tus hechos estupendos hablarán los hombres,
Y yo publicaré tu grandeza.

El versículo seis nos dice que de todos esos hechos hablaran los hombres.

El pueblo de Israel fue el pueblo escogido y amado por Dios si bien muchas veces fueron desobedientes y se alejaron de él.
Dios siempre escogió hombres y mujeres fieles que guiaron al pueblo de nuevo al Señor.
A través de toda la Biblia podemos ver la mano de Dios moviéndose en favor de ellos con misericordia.
Versículos 8 y 9
Clemente y misericordioso es Jehová,
Lento para la ira, y grande en misericordia.Bueno es Jehová para con todos,Y sus misericordias sobre todas sus obras. 

¿Cuántas veces nosotros somos desobedientes y andamos en caminos que él no quiere? Tenemos costumbres que no le agradan. 
Sin embargo sabemos de su misericordia. El esta esperando nuestro arrepentimiento. 
El es clemente y misericordioso, sobre todas sus obras.
En su palabra es visible ,a través de toda la historia, su mano maravillosa obrando.

Versículos 14 al 16 :
Sostiene Jehová a todos los que caen,y levanta a todos los oprimidos.
Los ojos de todos esperan en ti,Y tú les das su comida a su tiempo.
Abres tu mano,Y colmas de bendición a todo ser viviente.

Nos habla de un Dios dispuesto a sostenernos y darnos todo aquello que necesitamos.
El nos libera de toda nuestras opresiones. El Señor es justo y misericordioso en todo momento.
El verso diesciocho
Es un requisito importante que en todo tiempo y circunstancia clamemos al Señor.
Debemos hacerlo de corazón, con sinceridad sabiendo que él nos esta escuchando. 
Pues está atento a nuestras oraciones.

Versículo 19:
Cumplirá el deseo de los que le temen;Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.

Cuando leemos la palabra clamor se refiere a más que un pedido, se refiere al fuego ardiente de nuestro corazón que clama , que ruega.
Un texto de otro salmo dice : cercano está Jehová a todos los que le invocan.
Versículo 20:
Jehová guarda a todos los que le aman,Mas destruirá a todos los impíos.

La promesa maravillosa que él nos guarda y protege a todos los que le amamos.
También allí hay una sentencia a los que le rechazan.

Versículo 21:
La alabanza de Jehová proclamará mi boca;Y todos bendigan su santo nombre eternamente y para siempre.

El último versículo es una alabanza hermosa.
Un deseo de que todos bendigan el santo nombre de nuestro Dios.
Que nuestro Padre ponga siempre en nosotras un cántico de gratitud por todo lo que hace, por su maravillosa misericordia que siempre extiende sobre nosotras.

Dios te bendiga mucho nos leemos pronto.





RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir para bendecir a otros.




domingo, 3 de diciembre de 2017

Diciembre



¡Hola! Que gusto poder saludarles.

Comenzamos un nuevo mes, el último del año: Diciembre.

Época de balances, recuentos, volver la vista atrás y evaluar las cosas que hemos vivido a lo largo de este año.

Pero también es la época en que muchos estamos cansados, fatigados, sin fuerzas y casi, casi sin ganas de seguir.
Después de dar nuestro mejor esfuerzo para enfrentar cada día del año con determinación y fe, llegamos al final con necesidad de un renuevo.

Este mes vamos a compartir píldoras que nos den vigor, que nos animen en esta recta final del año.
Que alimenten nuestro espíritu, fortaleciéndonos en la palabra que es alimento y vida.

Nuestra invitación es que nos acompañes este último mes y tomes la píldora que necesites, gozo, paz, amor, fe, en fin la que tu desees, a fin de como dice el apóstol Pablo seamos fortalecidos en el Señor y el poder de su fuerza.

Tal vez te sientas sola, triste, sin salida, pensando que no tendrás suficiente fuerzas para culminar este año en victoria.
Si así es puedes escribirnos, estamos para extenderte la mano.

Dios quiere llenarte de su poder para que al hacer el balance anual puedas gozarte en sus maravillas.
Las píldoras se disponen ante ti para que tomes y te fortalezcas.

Un abrazo enorme, nos leemos pronto.

RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTROS TAMBIEN


No olvides compartir y no te vayas sin dejarnos un comentario.


Sandra Cardozo

EL RECHAZO DEBE CAER David solo era un adolescente cuando llegó a la batalla entre los israelitas y los filisteos. No era miembro d...