domingo, 14 de enero de 2018

Sandra López


FE   QUE   OBRA


  
Leemos en la Biblia multitud de ejemplos de hombres y mujeres que caminaron por fe.
Personas que sin conocer lo que vendría creyeron en lo que Dios prometía.
Si escudriñamos en estas lecturas, nos damos cuenta que esa fe depositada en un Dios tan poderoso , siempre estuvo acompañada de obras.

Es que es imposible tener fe y no actuar en consecuencia o actuar sin creer que algo sucederá.

Un matrimonio muy querido fue llamado por Dios al ministerio pastoral. 
Debían trasladarse a una ciudad alejada de donde ellos vivían.
Confiaron en que nuestro Padre Celestial era quien les guiaba y decidieron creer que les sustentaría y ensancharía el territorio que les era entregado.
Ellos cuentan que comenzaron a trabajar y los días se acumularon sin ver los resultados deseados.
Oraban entonces y pedían con fe que Dios cumpliera sus promesas en ellos.
Sin dejar de trabajar. 

Porque cuando tenemos fe obramos conociendo que habrá un resultado .
Si decimos que creemos, si proclamamos que confiamos nuestros hechos, nuestro obrar lo demuestra.

Este matrimonio al término de unos cuantos años consolidaron su obra para el Señor, hoy son bendecidos con una linda hermandad y dos hijos grandes ya, que sirven junto a ellos.
Mi amiga me decía, no fue fácil, pero pedimos con fe y trabajamos mientras Dios respondía.

No podemos pedir a Dios que obre en la circunstancia que sea estemos viviendo y cruzarnos de brazos a esperar que algo ocurra.
Debemos obrar.

Santiago nos recuerda que la fe sin obras es muerta.
Si tenemos fe, tenemos obras.
De igual manera las obras solas sin fe no sirven.

Me gusta este texto de Mateo que nos invita a pedir creyendo para poder recibir.

Muchas veces cuando sentimos necesidad de alguna cosa, cuando necesitamos algo en especial pedimos casi sin creer que recibiremos.
Eso es porque no pedimos a quien realmente puede darnos todas las cosas por difíciles que sean.

El único requisito es creer.

Mi amiga estuvo orando por un hijo durante mas de siete años.
Cuando pensó que ya no sucedería Dios le prometió un niño que alegraría su corazón.
Ella oró y comenzó a creer que sucedería.
Los días pasaban, los meses y los años.
Si tú la visitabas, podías ver el cuarto preparado para su bebé.
No dejó de creer y obrar de acuerdo a ello.
Pasaron casi tres años, hasta el día que su doctor le dijo : en seis mese tendrás un bebé.

Pidió, creyó y obró conforme su fe.

Es igual para ti y para mi.
Muchas veces pedimos con fe, pero nos falta obrar en consecuencia.
Quiero animarte a que sea cual sea la necesidad que tengas, te atrevas a pedir en oración creyendo y luego obres conforme crees.

Estamos con mi esposo comenzando una obra nueva lejos de nuestro hogar.
Hemos pedido en oración por el sustento de Dios en todas las áreas de nuestra vida. 
Estamos creyendo con nuestro corazón que Dios responderá. 
Estamos trabajando, obrando en consecuencia con nuestra fe y hemos visto la mano de nuestro Padre moverse de una manera sobrenatural en nosotros y en medio de nosotros.

Pide, cree, obra.
Dios es Fiel y premiará tu fe.
La forma de mostrar a otros que crees en lo que nuestro Señor promete es obrando mientras esperas el resultado.

Dios no es hombre que mienta, El no se arrepiente de lo que ha dicho.
Solo demanda fe, demanda que confiemos.

Pon a prueba este texto y seguro podrás contar las maravillas de las que serás testigo.

Anímate a pedir en oración creyendo y actúa para que tu fe y tus obras honren al Dios Todopoderoso, que siempre que encuentra fe mueve su mano maravillosa en favor de sus hijas.

Dios te bendiga, nos leemos pronto. Recuerda pedir con fe, creer y obrar.
Hasta la próxima.
 


NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.



No te vayas sin dejarnos un comentario y por favor comparte para que otros sean bendecidos.


2 comentarios:

Sandra López

TIEMPO  MAS  VALIOSO  QUE  EL  ORO Todos conocemos la famosa frase : El tiempo es oro. Pero realmente ¿esto es así?. Seguro q...