martes, 27 de febrero de 2018

Sandra López


AMO LOS ABSOLUTOS DE DIOS





Algo que me gusta leer en la Biblia son los absolutos de Dios.
Esas palabras que no dejan lugar a duda que sus promesas se cumplirán.
Puedes encontrar muchas, palabras como Todo, Nunca, Nada...

En esta oportunidad quiero hablar de esta palabra NADA.

Si hay un salmo en la biblia que todos conocemos de memoria, que aún aquellos que no conocen la palabra son capaces de recitarlo, ese es el salmo 23.

Este salmo lleva por título : Jehová es mi pastor.
En el versículo 1 leemos:
                 
                 Jehová es mi pastor; nada me faltará.

Me maravillo cuando leo este texto y puedo entender que el salmista fue categórico cuando escribió Nada.

No dice Nada me faltará excepto salud, tampoco dice Nada me faltará excepto paz, ni siquiera dice Nada me faltará excepto lo material.

Cuando la palabra dice Nada es Nada. 
No tendremos falta de ninguna cosa, pues El es nuestro pastor y quien nos colma de beneficios.

Es como tener una alacena llena de frascos con diferentes condimentos, especias y todo aquello que necesitamos para saborizar nuestro alimento.
De modo que si haces una salsa salada usarás sal y si preparas una rica torta seguro te será útil el azúcar.
Cada condimento tiene un lugar y cada una es para algo específico y determinado.
Cuando preparamos nuestras delicias culinarias tomamos de nuestra alacena aquello que necesitamos.

Así es también con la palabra de nuestro Dios.
Tenemos a nuestra disposición una cantidad generosas de promesas que están para que nos apropiemos de ellas cuando las necesitemos.

Pero muchas veces pasamos el día olvidando que podemos ir a nuestra alacena celestial.
Caminamos con faltas de cosas que están allí para nosotros.
Hace poco hice un helado y olvidé poner azúcar. No quedó feo pero si insulso.

De igual manera la palabra de Dios cuando nos falta algo y olvidamos tomar de ella lo que necesitamos,  no deja de ser buena, pero sentimos la falta.
Andamos tristes porque nos falta el gozo.
Caminamos con desazón porqure nos falta paz.
Nos mostramos inseguras porque nos falta confianza.
Pasamos tiempo quejándonos porque no tenemos agradecimiento.

Hay promesas para llenar esos vacios, para que no sea insulsa nuestra vida en Cristo.
En cualquier area que sea Dios está dispuesto a completar.

Si necesitas gozo , El es quien cambia nuestro lamento en baile, su amor echa fuera todo temor, su conocimiento nos da libertad.
Hay tantas y tantas promesas para ti y para mi.

El absoluto de Dios Nada nos refiere de un pastor que se preocupa y ocupa de cada uno de nosotros.
Tiene una mesa preparada para que tomemos de allí cuanto necesitamos para vivir la vida plena que El nos ofrece.

Comencemos cada día visitando la alacena celestial de nuestro Padre y tomando lo que necesitemos para vivir una vida de victoria.

Claro que tendremos dificultades, seguro que vendrán problemas y desasosiegos, pero juntamente con ellos viene la promesa.

Para cada situación se a provisto de un condimento específico.
Paz, salud, gozo, seguridad, ¿cuál necesitas hoy?
Están todos disponibles, solo debemos tomar y apropiarnos de la promesa y Dios hará el resto.


  
Mi oración que este y todos los días acudamos con confianza a la alacena celestial y seamos llena de aquello que necesitamos para caminar como hijas de Dios firmes, seguras en nuestra roca que es Cristo.

Un abrazo enorme, nos leemos pronto.



NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


Por favor no te vayas sin dejarnos un comentario y comparte si te fue de bendición.



martes, 20 de febrero de 2018

Sandra López

TIEMPO  MAS  VALIOSO  QUE  EL  ORO



Todos conocemos la famosa frase : El tiempo es oro.
Pero realmente ¿esto es así?.

Seguro que poseemos algo de oro que hemos adquirido o nos han regalado, una alianza, una cadenita o cualquier otro objeto.
Sin embargo si juntaramos todo el oro, todo el dinero que poseemos y vamos a una tienda sería en vano tratar de comprar tiempo.
No podemos decir al tendero: Señor aquí tengo este montón de oro y monedas necesito que me venda tres años.

Es imposible, no se compra con nada el tiempo.

Por lo tanto no es verdad que el tiempo sea oro, la realidad es que el tiempo es más valioso que el oro.
No importa cuan rico seas, cuanto dinero seas capaz de acumular, nunca podrás adquirir tiempo.

El tiempo no se vende, se vive.
El tiempo se usa para bien o para mal. Pero cuando pasa, ya no vuelve.

El sabio Salomón nos recuerda:
Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Eclesiastés 3:1

Cada cosa tiene un tiempo, un momento, si pasa ese momento ya no volverá.
Este capítulo tres también nos habla de diferentes cosas que suceden según él tiempo.
Dice que hay un tiempo de llorar, otro de reir; un tiempo de sembrar,otro de cosechar;un tiempo de abrazar y otro de no abrazar.
Así enumera varias cosas.
Pero menciona dos cosas importantes también en la que nosotras no tenemos potestad de elección.
Tiempo de nacer y tiempo de morir.

Nadie elige cuando ha de nacer y de igual manera nadie elige cuando parte de esta tierra.
Eso solo nuestro Dios lo sabe y solo él toma la decisión.

Tenemos en cambio la elección de que haremos con el tiempo que se nos entrega.

El apóstol Pablo nos aconseja a vivir redimiendo el tiempo porque los días son malos.
Es real que estamos viviendo tiempos difíciles.
Nos ha tocado una sociedad insegura, llena de temores e interrogantes.
Como hijas del Rey debemos procurar ser sabias, usando nuestro tiempo de tal modo que honremos con él a nuestro Señor.

Cada día elegimos que haremos con las horas, los minutos o los segundos que se nos dan.
Muchos optan por quejarse, lamentarse, pierden mucho tiempo pensando en vanas venganzas, cosas que no edifican, cosas que nos roban la paz.
Pero gracias a Dios están aquellos que han entendido lo preciado de este bien y aprovechan para vivir en bendición cada momento.

La elección es de cada uno . Solo no olvides: El tiempo no es oro, es más valioso que el oro.

No desperdicies tu tesoro en lamentos y sin sabores.
Mejor tomate fuerte de la mano de nuestro Dios y elige vivir plenamente cada momento.

No te detengas mucho en lloros, tristezas y amarguras. 
Mejor aún saca provecho de cada situación y vive a pleno.
Nunca sabremos cual es el último minuto de nuestra vida.

Todo tiene su tiempo. Disponte a creer que todo llega en el momento justo, por lo cual vive con plenitud.
Aprovecha para orar, amar y bendecir a quienes te rodean.

Usa con prudencia y diligencia el tiempo que tienes, recuerda no lo puedes recuperar más, una vez que ha pasado ya no vuelve.



Que nuestro Dios te bendiga grandemente y te guie a vivir en plenitud de acuerdo a Su voluntad.
Nos leemos pronto.

 
NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir para bendecir a otros.






jueves, 15 de febrero de 2018

Sandra López

ETERNO, SUBLIME, PERFECTO AMOR



¡Feliz día de los enamorados!
Seguro has escuchado en muchas partes esta frase.
En todas partes miles de personas lo han expresado sin cesar.
Han elegido el 14 de febrero para exponer la dimensión del amor que tienen en sus corazones.
Las personas este día ofrecen juramentos de amor eterno. Frase como: siempre estarás en mi corazón, te quiero hasta la eternidad y más allá.
Podríamos escribir hojas y hojas con tales frases.
¿Realmente será cierto?
¿Por qué se necesita tener un día para exponer con pompas y silbidos sentimientos como amor y fidelidad eterna?

Conversaba con una vecina y ella me dijo lo siguiente:
-Es increíble que sea san valentín y yo esté sola, intente cinco citas y todas fallaron.-
-¿En serio?-
-Si, en serio estaré sola este día-
-No, me refiero a que si realmente intentastes cinco citas.-
Asintió y sonrió.

Como ella muchos buscan llenar ese vacío, que provoca la falta de amor, de algún modo posible.

La Biblia nos enseña que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios.
Ya que la esencia misma de Dios es el amor, nosotros mismos necesitamos de este componente para ser felices.

Pero equivocadamente la gente ha entendido y confundido el amor con placeres que no logran llenar esa falta que muchos tienen.

Es increíble que en un mundo tan adelantado en tecnología y tantas cosas, donde estamos a un simple computador de distancia de todo el mundo,aún así la necesidad más básica de cada ser humano sea tan difícil de lograr.

Las personas tienen cada vez mayor poder adquisitivo y tratan de comprar todo cuanto desean para vivir la vida feliz que creen merecer.

Olvidan que el amor no se compra de forma material. El amor se da y se recibe pero no se mercantiliza.

Si venimos de un Padre de amor, deberíamos vivir en plenitud ese amor que nos ofrece.

El sentimiento del que muchos alardean este día lastimosamente dura solo eso, un día.
Muchos que hoy juramentan con firmeza fidelidad y eternidad, tal vez mañana les encontremos llorando porque se terminó o con alguien diferente porque el que pasó solo fue un error.

La palabra de Dios nos habla de un amor eterno, sublime y perfecto. Un amor para todo tiempo. Que siempre está presente. Que nos busca y nos cuida.

Ese amor solo un Padre tan maravilloso como nuestro Dios fue capaz de demostrarlo.
Su prueba más grande fue su Hijo.


Un amor que nos buscó, nos abrazó, nos perdonó y nos dio vida nueva.
Aún hoy está vigente para todo aquel que viene a El.
No es egoísta , no deja de ser. Cuando llega trae luz, esperanza, fe.
Si hay amor todo es posible. No hay temor. Nos dice la palabra que el verdadero amor echa fuera el temor.

El amor es el vínculo perfecto que nos da el Señor.

Un amor que no dura solo un día, es eterno.
Perfecto que transforma nuestras vidas.
Celebremos cada día este maravilloso don que viene del Padre.
Amemos como él nos ama. 
Con misericordia, con gozo.

Mi oración que nuestro Dios te lleve a conocer cada día más este perfecto, sublime y eterno amor.

Un abrazo enorme. Nos leemos pronto.


NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.



jueves, 8 de febrero de 2018

Sandra López

¡¡¡GRACIAS  SEÑOR  POR  PEDRO!!!




Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.
Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús.
 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame!
Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?
Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.
Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.
Mateo 14:28-33

De seguro si hiciéramos una encuesta sobre cual de los discípulos de Jesús nos agrada más, tendríamos muchas opiniones diferentes. 
EL tranquilo Juan, el diligente Mateo, el dudoso Tomás, y así seguimos.

En lo personal le doy muchas gracias a Dios por haber pensado en Pedro para ser uno de los discípulos y luego apóstol de nuestro Señor Jesús.
Un hombre tan común, tan humano. 
Un hombre que dudaba, temía, traicionaba, mentía.
Con arrebatos de fe que fácilmente decaía.
Tal vez uno de los pasajes que más claramente lo describe, es el que compartimos arriba. 
Ya llevaban un tiempo los discípulos conviviendo, habían participado de varios milagros.
Un rato antes una multitud de más de diez mil personas fueron alimentadas con solo cinco panes y dos peces y ellos fueron testigos.
Ahora van en una barca rumbo a la otra orilla, mientras Jesús se retira a orar. 
En un momento se desata una tormenta en el mar y en medio de la noche ellos ven a Jesús ir hacia ellos, caminando sobre el mar.
Es cuando Pedro (siempre Pedro), se dirije al Señor y le dice : Bueno si de verdad eres nuestro maestro, dime que yo también camine sobre el agua.
Ay Pedro,la duda siempre demandando prueba.
La respuesta del maestro fue: Ven.
Ante la mirada atónita de sus compañeros comienza el discípulo a caminar como en terreno firme, sobre el mar.
-Increíble, es asombroso- las declaraciones en general.
Era algo sorprendente, estaba caminando y no se hundía, la mirada fija en su maestro, paso firme y seguro.
De pronto sintió el viento silbando en sus oídos, notó las olas que golpeaban entre ellas con dureza, bastó un instante para mirar alrededor y darse cuenta que al quitar la mirada de su maestro comenzaba a hundirse.
Los gritos se oían como truenos en medio de la tormenta.
Imploraba salvación, Jesús interviene y preguntando a Pedro porque dudaba, entonces calmó la tempestad para asombro de todos.

Te dije que este pasaje de algún modo delataba la naturaleza del querido Pedro.
Naturaleza que muchos compartimos.
En medio de las luchas y circunstancias adversas solemos decir : Señor tu tienes poder así que se que si estás conmigo voy segura, nada me detendrá.
Nos ponemos de pie y damos pasos seguros, confiados sobre nuestro mar.
Pero igual que le sucedió a Pedro, los golpes de los problemas, los vientos de las inseguridades nos distraen por un instante y nuestra mirada se desvía.
Un instante es suficiente para perder de foco a Aquel que dirige nuestro andar. Ese momento es suficiente para lograr desequilibrarnos.
Nuestros pies ya no están seguros, nuestros pasos no son firmes.
Tomamos conciencia que nos hundimos bajo el mar de circunstancias adversas que nos rodean y solo nos queda clamar para que nuestro socorro acuda del único lugar que puede venir, del trono de la gracia.

Nuestro grito de auxilio llega al mismo cielo, nuestro abogado responde acudiendo con amor y misericordia.
Toma nuestra mano, nos pone en lugar seguro y se hace cargo de toda tormenta adversa.

Aunque dudamos, El está, porque en todo tiempo tiene cuidado de nosotras.
En todo tiempo, no importa que estamos pasando, Su mano viene en nuestro auxilio.
No dudemos en buscarlo, tratemos de caminar sin desviar nuestra mirada de la suya.
Pero si eso ocurre, recordemos que su amor porfiado y su misericordia infinita están ahí para socorrernos.

Qué bueno que Pedro fue elegido, que yo fui elegida, que tu eres elegida. 
Dios obra de manera perfecta a través de personas imperfectas.
No desmayes si tu fe titubea, sigue caminado con tu mirada en el único capaz de cambiar tu historia.

Nos leemos pronto, Dios te bendiga mucho.
Hasta la próxima.



NO TE OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.

No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.

domingo, 4 de febrero de 2018

Sandra López

¿PETICIONES GRANDES O PEQUEÑAS?




Generalmente tenemos la tendencia de clasificar las peticiones que elevamos a nuestro Dios en grandes, pequeñas, importantes o menos importantes.
Muchas veces me ha sucedido que pienso : Esta petición en realidad es tan insignificante para que Dios se ocupe, él está ocupado con cosas importantes realmente.
Tal vez no se nos ocurre pedir cosas como una fruta, un calzado o una bebida para algún evento.

Es interesante notar que cuando Jesús comenzó su ministerio en la tierra su primer milagro fue algo poco notorio. 
El comenzó convirtiendo unas cuantas tinajas de agua en tinajas de buen vino.

No comenzó con algún hecho asombroso y llamativo. No fue una resurrección de muerto, no fue haciendo caminar a un paralítico, ni dando vista a un ciego. 
No, no fue de ese modo.
Fue algo casi silencioso , donde solo algunos pocos pudieron ser testigos.

Nos cuenta la Biblia en Juan capítulo 2 que hubieron unas bodas en Caná, y a esta celebración estaban invitados Jesús y su mamá.
En un momento de la fiesta el vino se acaba y María toma cuenta de ello.
Toma la decisión de acercarse a Jesús y le dice : Mira hijo se ha acabado el vino.
La respuesta de su hijo fue una aparente negativa.
El responde: ¿Qué me dices a mi si mi hora no ha llegado?
A pesar de esta aparente negativa de Jesús, María sigue insistiendo,entonces va y les dice a los mozos del evento : Muchachos hagan todo lo que mi hijo les diga. 
Esto provocó el desenlace del milagro. 
Jesús convirtió el agua en vino, algo que tal vez parezca no tener mucha importancia.

Muchas veces pensamos que algunas de nuestras necesidades son tan pequeñas, que no podemos molestar a Dios con ellas.

Para algunos que faltará el vino era algo sin mucha importancia, pero Maria considero que aún en eso Jesús podía actuar, y no de equivoco. 

El texto de 1Pedro 5:7 nos insta a confiar y dejar en las manos de nuestro Dios todas nuestras necesidades cualquiera sea su tamaño.
Pues él cuida de nosotras aún en esos detalles que podríamos pensar que no le interesan.

El tiene cuidado de nosotras en todas las áreas de nuestra vida, sin importar que tamaño tenga tu petición.

Nos ama tanto que nos cuida y nos arrulla en todo tiempo, como un padre amoroso que cuida de sus hijas.

Quiero animarte, cualquiera sea tu necesidad déjala a los pies del maestro, entrega todo lo que hace pesado tu andar diario, porque él anhela ser tu ayudador y aligerar tu carga.

Gracias por leernos, nos encontramos muy pronto. Dios te bendiga mucho.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a muchos!!







jueves, 1 de febrero de 2018

FEBRERO


EN  TODO  TIEMPO...



   

¡¡¡Hola a todos!!!
Ya estamos en febrero.
Gracias damos a Dios por este mes que comienza. Con nuevas oportunidades y desafíos.
Estos días queremos compartir contigo un tema que nos pareció importante.
En Todo Tiempo...
Es que queremos compartir el mensaje claro que en todo tiempo y circunstancia podemos clamar a nuestro Padre y El nos atiende.

Este texto nos dice que el salmista tenía certeza que asi fuera en la mañana, a mediodía o en la tarde, si el clamaba, si el oraba Dios le respondería.

En cualquier tiempo.
Sin importar el tamaño de la necesidad el Padre siempre está dispuesto no solo a oírnos sino también a obrar en favor nuestro.

Este es el desafío que te planteamos este mes.

Atrévete en todo tiempo y circunstancia a buscarlo.
Atrévete a orar con la confianza que responderá.
Como padre amoroso esta dispuesto a contestar y extender su mano para nosotras.

Escuché hace poco esta frase y creó que es así :

La única oración que Dios no responde, es la oración que no se hace.

Busca en todo tiempo la ayuda, la guía y la protección del Dios Todopoderoso y te asombrarás de las cosas que hará.


Un abrazo enorme, Dios te bendice.


NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para bendecir a otros.

Sandra López

EL  VESTIDO  QUE  AGRADA  A  DIOS   Cuando somos invitadas a alguna fiesta, algún evento o cualquier tipo de reunión social, como...