martes, 10 de mayo de 2016

MADRES


SIEMPRE MADRES




La sala estaba llena. Muchos hacia rato que esperaban. El murmullo crecía y por momentos solo se detenía.
Trataba de leer un libro,eso de esperar sin hacer nada nunca me ha ido bien. Era imposible,las personas entraban y salían todo el tiempo. Los niños lloraban, sonaban los celulares.
El ulular de las sirenas se dejaba sentir con breves intervalos de tiempo.
Supongo que la sala de espera en la emergencia de cualquier hospital no es un buen lugar para leer y estar en calma.
Hice a un lado mi libro y comencé a observar a las personas. Pronto un joven llamo mi atención . No tendría mas de diecisiete años, estaba sentado entre dos señoras. Su rostro triste, sus ojos solo miraban el suelo.
Una de las mujeres le ofreció agua y no quiso. La otra pregunto si tenia hambre y tampoco quiso comer. Llegaron junto a él una joven acompañada por una señora algo mayor.
Cuando el chico la vio sonrió, la mujer devolvió la sonrisa y acaricio su pelo.
Pidió a las policías que estaban con él si podían quitarle las esposas,ella lo cuidaría. Las mujeres accedieron y lo dejaron sentarse libre junto a ella.
Acaricio de nuevo su pelo, le sonrió, tomo entre sus manos el rostro del joven y beso su frente.
Le ató los championes, prendió los botones de su campera,y saco de de su bolsa una bandeja de sándwiches caseros y una leche tibia que traía en un termo.
Demoraran en atenderte, así que come tranquilo.
El joven la miro mientras devoraba los alimentos. Gracias le dijo, no lo merezco y siempre haces mas cosas por mi que cualquier otra persona.
La mujer sonrió y le beso de nuevo la frente, es mi deber, tu eres mi hijo y no importa lo que hagas, te quiero y siempre estaré aquí para hacer cosas para ti.

Mientras les observaba y escuchaba el dialogo, vino a mi mente este texto de Proverbios 31:29.
Muchas mujeres hicieron el bien ,mas tu sobrepasas a todas.
Se lleno de alegría mi corazón al pensar en mis hijos, yo siempre creo que puedo hacer algo mas por ellos,que siempre falta algo que darles. Mi corazón de madre me dice que nunca es suficiente mi cuidado y protección. Por eso los dejo en las manos de mi Dios, con el están seguros.
Pero sin dudas que siempre, como madres, hacemos mas por nuestros hijos que el resto de las personas.
Así reflejamos parte del amor inmenso de Dios por nosotros sus hijos. Creo que de igual forma nos ama y que siempre lo que él hace supera cualquier cosa que alguien más pueda hacer.

Las madres una vez madres, somos siempre madres. Con la ayuda y guía de nuestro Dios caminamos para ser esa mujer virtuosa que se describe en este Proverbio y para cumplir el plan de Dios para nosotras.
No nos cansemos entonces de hacer el bien por nuestros hijos, no importa las circunstancias que nos toquen vivir. La mamá de este chico en la emergencia seguro que sabia quien era su hijo en realidad, pero eso no interfirió para que ella siguiera siendo su mama y actuara como tal

En este mes de las madres es mi oración que Dios nos guié y fortalezca cada día para que cumplida nuestra labor , nuestros hijos puedan decir : Muchas hicieron el bien por mi , pero tu mama eres la mejor.

Muchas bendiciones, nos leemos prontito. Un abrazo
Recuerda Dios te ama y nosotros también.
NO TE VAYAS SIN DEJARNOS UN COMENTARIO!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandra López

SEGUROS   EN   EL Estamos viviendo un tiempo de inseguridad como nunca antes hemos visto. La mayoría de las personas han e...