jueves, 16 de febrero de 2017

Sandra Cardozo


YO ESTOY CON VOSOTROS TODOS LOS DIAS HASTA EL FIN DEL MUNDO


Cuenta una historia que un águila enseñaba a su hijo a volar. Volaban lejos y muy, muy alto por el cielo azul. Esa pequeña águila se sentía dueña del mundo porque cuando desplegaba sus alas al lado del águila mayor sentía seguridad y se fortalecía cada vez que practicaban. Además, el cielo azul siempre la alentaba, el sol brillaba y se sentía como acunada por los rayos que acariciaban su plumaje nuevo.
Llegó a la conclusión que era invencible y que nada la podría detener. Podría lograr todo lo que se propusiese. Por si fuese poco, estaba acompañada de esa águila incomparable que es el águila mayor ¡imposible que pase algo que la detenga!




Cierto día cuando llega la hora de práctica de vuelo, el cielo se pone gris, con nubes impenetrables. Por supuesto no hay sol que caliente las alas. Para colmo hay viento en contra. El cielo, cada vez más oscuro, se prepara con algunas gotas de agua sobre el bonito nuevo plumaje. La pequeña águila ya no se siente tan invencible como el día anterior en que brillaba el sol. Las circunstancias cambiaron, pero no recordó que ella no cambió, era la misma que ayer, su mamá tampoco cambió, era la misma águila incomparable del día anterior.
Cuando llega la hora de salir con el águila mayor, ésta la invita a remontar alto, muy alto, pero bien alto….como nunca antes habían llegado…y atraviesan el manto de nubes grises para encontrarse nuevamente con el brillante cielo azul y el sol que calienta las alas!!




El pequeño se vuelve a sentir feliz! De nuevo es dueño del mundo!!
Si miramos nuestras realidades muchas veces nos sentimos como el águila pequeña: si la vida nos sonríe entonces nos sentimos dueños del mundo o por lo menos satisfechos por cómo se van desenvolviendo las cosas alrededor nuestro. Somos proclives a dejarnos llevar por nuestros sentimientos de autosuficiencia, el nosotros podemos lo tenemos en nuestros genes, el hágalo usted mismo, o como está de moda en muchos ámbitos “el hombre que se hace a sí mismo”.
Pero cuando las circunstancias cambian ya no nos sentimos tan poderosos o seguros de nosotros mismos. Necesitamos de alguien que nos tienda una mano para ayudarnos a ver el cielo azul y el sol que caliente nuestra alma, nuestro espíritu. Necesitamos un águila mayor que nos guíe, que nos respalde y nos ayude a volar a través de la tormenta hasta llegar al cielo azul.
Jesús dijo en Mateo 28:20…”he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”. Esta promesa Jesús la hizo para ti y para mí. Para ayudarnos a levantar el vuelo no solo en los días oscuros con nubes grises, sino que también en los días de sol con cielo azul.
Muchas veces tenemos sueños, anhelos en nuestro corazón que solo nosotros sabemos. Muchas veces también tenemos heridas o necesitamos consuelo y fortaleza porque nuestras alas ya no pueden volar. En nuestra vida pasamos un sinfín de situaciones que llevan a que nuestras alas no se abran para alcanzar el cielo azul y el sol, pero Jesús dijo que El estaría con nosotros todos los días…En Juan 11:40 Jesús dijo “No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?”
No hay mucho misterio solo creer, nada más, solo creer. Y eso es en lo único que hace falta creer, creer que Jesús puede ser tu ayudador, Tú Salvador, Tu compañero fiel porque Él está con nosotros hasta el fin del mundo.




Oremos: Jesús hoy te pido que entres en mi corazón. Que seas mi ayudador, mi consejero. Mi guía. Perdóname por todos mis pecados. Necesito que tú me sostengas y me fortalezcas. Que seas mi amigo. Necesito aprender más de ti, necesito que estés conmigo como dice tu promesa que estarás conmigo hasta el fin del mundo. Amén.

Nos leemos pronto, Dios te bendiga.




RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.



No olvides comentar y compartir si te fue de bendición.


4 comentarios:

  1. Muy buena y me he sentido muy identificada, debemos de aprender a depender de Dios en todo momento y en todas las circunstancias Dios continúe bendiciendo tu vida y la de tu familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu alentador comentario. Dios te bendiga!

      Eliminar
  2. Me encantò! Te felicito! Escribes muy bonito y cuànta verdad en lo que dice!!! Te aliento a poner por escrito tantas cosas lindas!😚😚😚

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Bendiciones!!

      Eliminar

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...