martes, 4 de abril de 2017

Sandra Cardozo


LOS REGALOS DE DIOS




Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos. Apocalipsis 3:20

Todos tenemos diferentes pensamientos sobre los regalos. A algunos no les gusta regalar, a otros no les gusta tomarse el trabajo de elegir regalos para otros, a otros les gusta regalarse muchas cosas, otros nunca se regalan nada…y así podríamos seguir infinitamente con diferentes opiniones.

A mí me encanta elegir regalos para las personas, me gusta tomarme el tiempo de reflexionar que cosa para determinada persona…sí, ¡claro que sí! Eso demuestra que la conoces, que la aprecias, que estas atenta a sus gustos y por lo tanto con ese regalo estas diciendo “te regalo esto porque te conozco y te demuestro que me importas”….no sé tal vez me dirán ustedes que me tomo esto de los regalos demasiado en serio ja ja….pero para mí lo que le ofreces a la otra persona es importante. Es importante porque es una forma de decir me importas, me interesas…, existen diferentes lenguajes del amor y uno de ellos es ese precisamente el de los regalos. Hay personas que necesitan recibir regalos porque para ellas cuando reciben esos regalos, sean cuales sean, no importa su valor, tamaño o condición, se sienten amadas. ¡Y qué cosa más linda sentirse amado! No hay nada comparable a eso; SENTIRSE AMADO.

Hoy son raras por no decir una especie en peligro de extinción personas que se sienten amadas o incondicionalmente amadas, lamentable pero cierto. Es más fácil encontrar personas que están heridas, aprisionadas por una tristeza, aplastadas por la depresión, arrinconadas por lo que me hicieron, pintadas de gris por el pobrecita yo mira lo que me hacen…etc.etc.

¿Pero sabes? El regalo de sentirse amado no es nada loco ni un ideal. Es algo posible totalmente. Dios lo hizo posible. Lo hizo tan posible que dejo toda la creación para decirnos que somos importantes para El. 
Desde el mar con toda su potencia. El cielo con toda su belleza. Las flores, los campos verdes. La naturaleza toda canta el amor de Dios por cada uno de nosotros. 

Pero el regalo más grande de Dios para cada uno de nosotros fue su hijo en una cruz. Él estuvo allí. 
Antes, dejo el cielo, bajo a la tierra, Dios se acercó a nosotros a través de su Hijo, se hizo hombre. 
Sufrió el látigo, los golpes, las burlas, cargó un madero, sintió los clavos entrar en su carne, una corona de espinas fue colocada sobre su cabeza. 
Al final una lanza en su costado y hasta la última gota de sangre salió. Y allí en esa cruz pasó lo más impresionante que ha pasado en la historia de la humanidad: cuando dijo “Consumado Es”(Juan 19:30) hasta el Padre volvió su rostro porque toda la maldad, la enfermedad, el oprobio tuyo y mío estaba sobre Jesús. 
ESO es AMOR INCONDICIONAL, dar su vida por TI por MÍ. Y EL lo HIZO.

¿Ves? No es loco. 
Existe y es el mejor regalo que pueda existir, cuando Jesús dijo “Consumado Es” nos regaló PAZ, Gozo, Vida Nueva, cosas que nadie ni nada te pueden dar. No una religión ni un ritual solo una relación con EL.

Nos leemos pronto, Dios te bendiga.

RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN



No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir si te fue de bendición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...