domingo, 28 de mayo de 2017

Mariela Beloso


SEÑOR ENSEÑANOS A ORAR





Un día, Jesús fue a cierto lugar para orar. Cuando terminó, uno de sus discípulos se acercó y le pidió: —Señor, enséñanos a orar. 
San Lucas 11:1 TLA 

En este tiempo en que hemos estado compartiendo sobre la oración, le he dicho al Señor muchas veces. “Señor enséñame a orar”, Señor enséñame por que cosas orar y dame la actitud correcta al hacerlo. 

Muchas han sido las veces en las que he  descubierto que mi motivación al orar por algún asunto es egoísta y que aun pidiendo cosas que parecen nobles no estoy alineada con la voluntad de Dios. 

No quiero orar así. Quiero tocar con mi oración el corazón de Dios, que se goce conmigo y gozarme en El. Que mi tiempo de oración sea un tiempo de disfrutar para los dos . 

Me viene a la mente mi hija de pequeña y a veces aun ahora ya adolescente, enredándose en sus propias palabras al momento de pedirme o contarme algo, de manera que he tenido que interrumpirla y decirle: respira, tranquilízate, pensa lo que vas a decir y después habla. 

De alguna manera me parezco a ella a veces al orar, necesito ordenar mis sentimientos, mis emociones, mis motivaciones y hasta identificar cuales son mis verdaderas necesidades y saber si estoy de acuerdo con la voluntad de Dios. 

Lo bueno es que todo ese embrollo de cosas mezcladas, no tengo que ordenarlas yo sola!! 
También en eso lo necesito y tengo que decirle: Señor enséñame orar y  El Señor también me asiste en ello.
 A veces solo tengo que permanecer en silencio en su presencia y simplemente El comienza a tratar conmigo, hasta que la oración fluye de una manera especial en la que puedo sentir como su paz me llena y me gozo en comunión con El. 

Su palabra nos dice también que:, el Espíritu Santo nos ayuda. Porque no sabemos cómo debemos orar a Dios, pero el Espíritu mismo ruega por nosotros, y lo hace de modo tan especial que no hay palabras para expresarlo. Romanos 8:26 TLA 

La verdad es que el Señor quiere escuchar nuestra voz hablándole, aun si no sabes que decirle, o como hacerlo, sabes que necesitas orar, pero te has quedado sin palabras, preséntate ante El, ábrele tú corazón, permanece en su presencia. 
El va a enseñarte como hacerlo y descubrirás gran gozo en su presencia. 

Nos leemos pronto, Dios te bendiga. 






RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!


No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte si te bendice.





2 comentarios:

  1. Amen necesitamos al Espíritu Santo que interceda por nosotros

    ResponderEliminar
  2. Amen tenemos que tener el espíritu santo en nuestras vidas es muy importante y tenemos que cuidarnos de no tristeser el espíritu santo

    ResponderEliminar

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...