viernes, 28 de julio de 2017

EMOCIONES PLENAS


VIVIENDO SUJETA A CRISTO


   

Hacia tiempo que Matilde se preguntaba que pasaba con ella, se había vuelto irritable, se desconocía al alzar su voz a sus hijos y peor aún sentía como el enojo se apoderaba de ella con más frecuencia.
 Esa tarde en particular se había enojado cuando la taza de leche de su pequeño voló por los aires,haciéndose añicos contra el suelo.

¿Qué me está ocurriendo? No debería actuar así–, razonó mientras terminaba su café después de haber ordenado la cocina y acostado a los chicos–. No es la primera vez que pasa. ¿Será que soy un fracaso como cristiana?

Muchas de nosotras en algún momento hemos hecho esta pregunta. Nuestra vida como cristianas avanzan y caminamos cada día tomadas de la mano de nuestro Dios , pero nos asaltan emociones que pensamos que no son dignas de hijas de El.

Nos recordamos el texto repetido muchas veces : 
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.2 Corintios 5:17

Con esto creemos entender que no nos es permitidos tener o sentir emociones como odio, ira, dolor, soledad, etc.
Lo que en realidad sucede es que el hacernos cristianas o hijas de Dios no significa que nos abandonarán nuestras emociones. 

Un pastor y escritor dijo en una ocasión : “Muchos cristianos creemos sinceramente que la ira, la tristeza y el miedo son pecados que se deben olvidar, porque son indicadores de que algo anda mal en nuestra vida espiritual… ¿Entonces, qué hacemos?”.

Hacemos lo que sabiamente nos aconseja el apóstol Pablo  


Por supuesto que muchas veces nuestras emociones y sentimientos saldrán a luz, aunque no sean los mejores. 
En ese momento el diablo que es astuto intentará acusarnos y recordarnos que una buena hija no actúa de tal o cual manera.

¿Sabes? La Biblia esta llena de ejemplos de hombres y mujeres que siendo escogidos y usados por Dios en gran manera , en algún momento padecieron como nosotras. 
Hasta el mismo Jesús, se sintió triste, enoja y solo. ¿Lo recuerdas?.

Cuando aceptamos a Cristo como Señor y Salvador, emprendemos una nueva vida; sin embargo, muchas heridas persisten en nuestro ser. 
Dios sabe que siguen ahí, y que necesitamos ser sanadas. Él quiere hacerlo. También sabe de las emociones negativas que nos asaltan y por las que, en ocasiones, nos dejamos arrastrar. 
Él nos ayuda en el proceso de manejar esas emociones y sentimientos. 


El diablo quiere que nos avergoncemos y nos sintamos derrotadas. Pero no debe  ser así. 
Cada vez que nos ocurra algo así, miremos a Cristo, recordemos su obra redentora para nosotras. 
Recordemos su inmenso amor perdonador, que siempre esta extendido para sanar, perdonar y olvidar nuestras fallas.

Cuando nos volvemos sus hijas, no significa que ya no tendremos que lidiar con nuestras emociones o nuestros sentimientos negativos. 
Más bien significa que podremos contar con la ayuda maravillosa del Espíritu Santo,enseñándonos a sujetar nuestro ser interior y llevarlo a los pensamientos de nuestro Señor y así vencer cada día.

La única forma de experimentar cambios reales y duraderos radica en ser fieles seguidoras de Jesucristo y dejar que obre en nosotras. 

La decisión de no actuar conforme a nuestra naturaleza pecaminosa, la que quiere gobernar nuestras emociones negativas, es nada más que nuestra.

No te preocupes ni te sientas derrotada si te asaltan emociones o pensamientos negativos, ven al Señor y confíale tus pensamientos y tu sentir a El . 
La Palabra dice que no solo te perdonará y tendrá misericordia, sino que se olvidará de nuestras fallas.

“¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.”Miqueas 7:18, 19.

Lleva tus pensamientos cautivos a los de El para vivir con plenitud emociones y sentimientos sanos.

Dios te bendiga mucho y este escrito te aliente a seguir. Abrazo enorme. Nos leemos pronto.



¡¡¡RECUERDA DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN!!!

No te vayas sin dejarnos un comentario y comparte para que otros sean bendecidos.


3 comentarios:

Sandra López

REGALOS  DEL  PADRE Hay muchas cosas en nuestro andar diario que son importantes para nosotros pero no son visibles a nuestros ...