viernes, 24 de noviembre de 2017

Sandra López


SEGUROS   EN   EL




Estamos viviendo un tiempo de inseguridad como nunca antes hemos visto.
La mayoría de las personas han entrado en un pánico que les paraliza.
Rejas en todas las casas, puertas y ventanas.
Ya nadie sale a la calle con tranquilidad.
Robos, rapiñas, desapariciones que nos ponen en estado de alerta.

En un mundo tan convulsionado, surgen interrogantes.
¿Podemos de alguna forma estar seguros?
¿Existe algún lugar dónde podamos estar tranquilos?

Como hijos de Dios sabemos que si, que cuando estamos en él podemos confiar en todo tiempo y 
situación porque él nos cuida. 
Tener la seguridad que no importa la circunstancia que pasemos, Dios siempre esta a nuestro lado,
es algo que deberíamos mantenernos en perfecta paz.

Es que en todas las épocas han habido inseguridades, momentos en que muchos han temido 
por sus vidas.
Pero debemos recordar que también la palabra de nuestro Dios ha permanecido inalterable a través
de los tiempos.
Dice el Señor refiriéndose a ella Cielo y Tierra pasarán pero mis palabras no pasarán pero mis palabras no pasarán.

El Salmo 27 nos habla de esta protección que Dios nos da.
David comienza diciendo en el verso 1- Jehová es mi luz y mi salvación ¿de quien temeré? 
Jehová es la fortaleza de mi vida ¿de quien he de atemorizarme?.

Me gusta la idea de pensar en un Protector tan grande como nuestro Dios.
Un escudo en medio de este caos que nos ha tocado vivir. El es quien nos cuida cuando salimos, 
nos cuida cuando entramos.
Vela nuestro descanso, y nos fortalece el día de la angustia.
Que bueno es saber que nada ni nadie es mayor que El ,por lo tanto no debo temer.

Mi verso favorito es el 5-Cuando vengan tiempos difíciles,tú me darás protección:
me esconderás en tu templo,que es el lugar más seguro.

El día de mi angustia, de mi necesidad, de mi enfermedad o en medio de mi dolor que mejor lugar 
para estar que bajo la sombra de un Padre tan amante. 
Claro que tendremos dificultades. Por supuesto que pasaremos por valles de sombras y aún de
muerte. Pero con nosotros va El Todopoderoso. Nuestro protector y él nos pondrá a salvo en un lugar seguro.
A salvo sobre la roca firme que es El. mi roca mi fortaleza ,mi alto refugio y mi escondedero

Ese es mi Dios,El mismo del que cantaba David,anunciaban los profetas y enseñaban los apóstoles. 
El que por los siglos de los siglos sigue sin cambiar pues su palabra lo dice: El es el mismo ayer,hoy 
y por los siglos.

En estos días que escuchamos tantas familias angustiadas, tantos padres desolados, tú y yo 
tenemos un mensaje esperanzador para dar.
Aún en medio del caos Dios quiere guardarnos, protegernos, ponernos a salvo.
Solo con venir a él y aceptar su amor y cuidado, podremos experimentar su gracia y cuidado.

Cuando te sientas en tu día malo ven a El y déjalo ser tu fortaleza,quien te guarde y te cuide. 
No hay mejor lugar para ir,no hay mejor auxilio que el que nos da nuestro Padre.



Dios te guarde en todo tiempo. Nos leemos pronto.


NO OLVIDES DIOS TE AMA Y NOSOTRAS TAMBIEN.


No te vayas sin dejarnos un comentario y no olvides compartir para bendecir a otros.

1 comentario:

Sandra Cardozo

EL RECHAZO DEBE CAER David solo era un adolescente cuando llegó a la batalla entre los israelitas y los filisteos. No era miembro d...